una-noche-entera-con-una-escort-de-lujo

Una noche entera con una escort de lujo

Una noche entera con una escort de lujo no es un servicio poco habitual. Muchos hombres prefieren olvidarse del reloj y disfrutar de una noche de pasión sin prisa.

Pasar una noche entera con una escort de lujo de Madrid o de cualquier otra ciudad tiene una serie de ventajas en contraposición con las citas por horas. Además de que la tarifa es más económica que la de 8 ó 10 horas y el tiempo pasa de otra manera diferente. Los amantes de noches de pasión con escorts de lujo de Madrid, se sienten mucho más cercanos a lo que podría ser un romance de una noche con una mujer no escort. Y eso es algo que ni les hace estar pendiente del reloj, de conocer más cálidamente a la chica, y de tener horas por delante para satisfacer sus deseos sexuales.

Noches enteras de pasión

Por lo general, aquellos que desean pasar una noche entera con determinada escort de lujo de Madrid, eligen a alguna que ya conocen. En su anterior cita por horas se creó la mejor conexión personal, algo que conlleva a disfrutar de estar juntos íntimamente sin prisas ni agobios. Dejando que todo fluya de manera natural y haciendo del largo encuentro una aventura de sensaciones y placeres que necesitan de más tiempo que no en una cita de una hora. Besos naturales, caricias, masajes, y una buena predisposición GFE, son indispensables para una noche inolvidable para ellos.

Muchos quedaron prendados por los encantos naturales de la escort de lujo, por su personalidad, por su carácter y por la compenetración que hubo entre ellos. De ahí que naciera la necesidad de pasar al menos una noche entera de pasión y buen ambiente sensual.

Pero por lo general no son sólo los servicios sexuales que la escort pueda ofrecer lo que atrae más a los hombres que desean pasar una noche entera con ella. Es un compendio de factores donde se da mucha importancia a la buena conversación, al atractivo personal de la acompañante de lujo.

Una cena romántica siempre precede a la noche completa

Raro es el caso que los clientes no prefieren antes disfrutar de la buena mesa junto a la escort de lujo de sus sueños. Las cenas románticas en lugares discretos tienen un encanto especial. Ellas siempre se visten acorde para tal ocasión, sin dejar de estar sensuales, atractivas y con una actitud natural y cálida. También es tiempo de alguna que otra confesión por parte de alguna de las partes. Aunque suelen ser ellos los que más les guste hablar de sí mismos, ya que las verdaderas escorts de lujo no suelen hablar jamás de su vida privada. Tan sólo mencionan aficiones, gustos y por supuesto la buena gastronomía es siempre uno de ellos.

Durante la cena se va despertando la libido. Sí, la atracción comienza desde que las ven desenvolverse de la manera más femenina en público. Algo que gusta a los hombres y más sabiendo que pasarán con ellas la noche entera con ellas.

¿Toda una noche entera teniendo sexo?

Esta es una idea muy equivocada. Las relaciones sexuales con escorts de lujo no son más placenteras por el tiempo, sino por la intensidad, la tranquilidad y las condiciones que proporciona la paz de una habitación de hotel.

Lo normal es continuar con la conversación iniciada en la cena, tomar una copa, o pedir al servicio de habitaciones una buena botella de champagne con que brindar. También es muy habitual compartir un placentero baño relajante, o en su caso una prolongada ducha erótica. Ellos quieren disfrutar de cada instante, sentir la máxima pasión y que las escorts de lujo sean sus amantes. Por ello es importante que las chicas no estén recordando continuamente su condición de mujeres de sexo de pago naturales, caricias y masajes. La ficción donde los clientes se ven inmersos junto a ellas, no debe ser rota por comentarios inoportunos.

Naturalidad y delicadeza

Como en cualquier noche de pasión de una pareja cualquiera, estos preliminares eróticos de los que hablábamos antes, cumplen un importante papel erótico. Son la verdadera antesala de las relaciones sexuales, que como mucho pueden tener una duración de dos a tres horas. Después, lo normal es descansar, ya que los mismos clientes son conscientes de que deberán estar frescos para el día siguiente. Muchos de ellos aprovechan sus viajes de negocios a la capital, para pasar una noche entera con escorts de lujo determinadas.

Pero lo que es más común, es que antes de poner fin a una fantástica noche, la despedida sea con un sexo mañanero que sirva para afrontar el día con el mayor de los optimismos.

También las noches completas con escorts suelen servir para hacer planes de futuro. Entendiendo por ello el realizar una escapada de fin de semana a un hotel pequeño y romántico, o un viaje de placer donde seguir conociéndose más aún.

Carla Mila

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.