Susurros y palabras, las claves de las relaciones sexuales

Susurros y palabras, las claves de las relaciones sexuales

Susurros y palabras, las claves de las relaciones sexuales. La comunicación en las relaciones sexuales son un fuerte indicativo que la pareja mantiene un sexo de calidad. Y es que a pesar de lo que piensen muchos, a las mujeres nos gusta que nos regalen los oídos mientras recorren nuestro cuerpo con masajes, besos y caricias. Sí, nada peor que un hombre callado o simplemente dispuesto a decirte que cambies de postura o que te pida fríamente que le realices una felación.

Las mujeres necesitamos más de las palabras, de mantener una comunicación íntima que puede ser de varios tipos. Pero siempre con expresiones que sintamos que son producto de las propias sensaciones de la relación sexual, y si ya pueden expresar los sentimientos, mejor que mejor.

Pero ya dentro de las relaciones sexuales de parejas estables, a muchas les agrada escuchar también las llamadas “palabras sucias”, y como no, a ellos también.

Bien están los piropos y abrir el corazón en los comienzos de una relación, alabar también su comportamiento sexual, agradecer el placer que las mujeres ofrecemos. Así ellos también esperarán lo mismo, a pesar de que por lo general el pudor les puede en este asunto.

La comunicación verbal es excitante. Y más para las mujeres que somos mucho más sensibles a todo lo que se produzca durante la relación.

Si bien, como decíamos, con el tiempo nuestras parejas se podrán permitir ciertas licencias que podrán sonar fuertes si no es en el contexto adecuado y por supuesto con la confianza adquirida.

De esta manera también nos gusta que se sientan celosos, posesivos, que seamos su única y mejor amante, además de pareja. Por ello un poco de masculinidad bien llevada nos aporta sobre todo excitación.

Grave error sería pronunciar esas palabras sucias en una relación primeriza, ya que pone en riesgo el clima sexual.

En definitiva, los susurros y las palabras adecuadas pueden ser la mejor arma de conquista dentro de un sexo de calidad.

Carla Mila

 

 

Etiquetas: , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *