Striptease Privado

¿En que consiste un striptease privado?

El striptease privado es la manera más sensual y erótica de conocer el cuerpo y los movimientos más sensuales de una escort. Se trata de un servicio que muchas putas de lujo ofrecen en los comienzos de los preliminares del encuentro. Nada mejor que unas palabras para romper el hielo, para después proceder a un striptease privado. Hay que entender que no todas las chicas están acostumbradas a realizar esta sugerente forma de quitarse la ropa, ya que no son bailarinas profesionales, pero si le ponen mucho empeño a ir poco a poco despojándose de cada prenda que lleva hasta quedarse en lencería o completamente desnudas. Contemplar el cuerpo de una escort en estas condiciones es más que excitante, además de ser un gran vehículo de comunicación erótica y sensual. Vive de una escena de película con un striptease sólo para tus ojos.

Striptease Privado

Striptease Privado
¿Cómo disfrutar de un striptease privado?

Muchas veces los apartamentos concertados, hoteles o domicilios nos impiden poner música. No tenemos los medios, de ahí que haya que tirar de un poco de improvisación, como por ejemplo buscando un sugerente tema musical en el móvil. Lo suficiente para que la escort pueda bailar e ir quitándose las prendas que lleva poco a poco con cierta sutileza y un poco de gracia. La luz también es un buen aliado para un striptease privado. Busca un poco de ambiente corriendo un poco las cortinas y dejando la habitación casi en penumbra. Siempre es más fácil y excitante intuir el cuerpo de la escort, que no observar los detalles más particulares. También puede ser el momento ideal para que el cliente se vaya quitando la ropa, o al menos aquella que no le haga sentirse cómoda. El final de todo buen striptease privado suele acabar con la escort junto a su cliente para dar paso a los preliminares.


¿Qué no hacer durante un striptease privado?

Fotos, sí fotos a la escort. Todos llevamos una cámara encima, la que nos ofrece nuestro móvil. Por ello es fundamental olvidarse del teléfono durante el transcurso de la cita y ni mucho menos hacer uso de él para realizar ningún tipo de fotos. Para muchos podrá ser una tentación inmortalizar este recuerdo tan erótico, pero lo que en realidad hace es una invasión a la intimidad de la escort. Los clientes contratan la compañía y diversos actos sexuales, pero ello no les da derecho a realizar fotos de las escorts desnudas mostrando el rostro. Por ello, lo ideal es disfrutar del momento, de ese espectáculo privado que están realizando tan sólo para ellos. Sin testigos, en la más pura intimidad. Se trata de un striptease, si, pero privado.

Striptease Privado