Sexo Anal

¿Qué es realmente el Griego (Sexo anal)?

En España llamamos griego al coito anal. Al hecho de que el hombre penetre analmente a la mujer con su pene y realice los mismos movimientos como si de una coito vaginal se tratara.

De todos es bien sabido que la zona anal no tiene la misma capacidad para dilatarse que la vagina, con lo que el denominado griego no lo realizan todas las escorts de Madrid de nuestra agencia. Muchas de ellas lo han intentando, pero su capacidad para dilatar en mínima, con lo que el dolor es óbice para que no puedan practicarlo. Sin embargo otras, y con la ayuda de lubricantes, si pueden realizar sexo anal sin ningún problema.

Las terminaciones nerviosas del ano hacen que esta parte del cuerpo sea especialmente sensitiva, por lo que las sensaciones placenteras en la mujer pueden ser maravillosas. Por su parte el hombre, casi desde tiempos remotos, siempre le ha atraído el hecho de penetrar a la mujer analmente.

Sexo Anal

Sexo Anal
¿Cómo disfrutar del sexo anal?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la zona anal debe ser dilatada previamente a la penetración. A diferencia de la vagina, no produce ningún elemento natural que haga más fácil la lubricación, por lo que normalmente el sexo anal se practica después de un sexual cunnilingus. Los propios líquidos pre seminales ayudan, pero no son suficientes, y si además contamos con que normalmente se realiza con preservativo, pues en la mayoría de ocasiones deben utilizarse geles que hagan tanto la función de dilatar como de lubricar. Por todo ello el coito anal debe realizarse con ciertas pautas y nunca forzar a la escort a que desde el primer momento esté dispuesta a ser penetrada analmente. También en esta ocasión el tamaño del pene importa, por lo que algunas chicas deberán elegir tras verlo en erección si pueden o no realizar griego.


¿Qué no hacer durante el sexo anal?

La fricción del pene sobre el pecho de la escort puede ocasionar un cierto daño si aún no es el momento para llevar a cabo una cubana. Por ello hay que tener en cuenta que siempre es necesaria una cierta lubricación. Ellas saben cuando practicarla, en qué momento de la relación es más idóneo, pero si es lo que se desea, deja al menos que puedan prepararse un poco para que la zona esté algo lubricada. La saliva puede hacer maravillas, pero existen ciertos geles preparados para ello. También es aconsejable avisar si se desea acabar eyaculando en sus pechos. Además de estar aún más receptivas sabrán como marcar el ritmo y realizarán otros actos paralelos para que el placer sea el máximo. Siempre la comunicación es la mejor arma para obtener aquello que se desea, y en caso de la cubana, también.

Sexo Anal