que-no-hacer-despues-de-tener-sexo-con-una-escort

Qué no hacer después de tener sexo con una escort

Muchos hombres que solicitan los servicios sexuales de las escorts no suelen estar muy afortunados cuando terminan el sexo con ellas.

Disfrutar de la compañía de una escort debe ser un tiempo en el que, al igual que ellas, se debe gozar hasta el final. Pero como damas que son, también merecen el trato debido, y evitar ciertos comportamientos que no dejaría buen sabor de boca a momentos tan pasionales.

Actuar mejor que en el sexo en pareja

No hay que olvidar nunca que ellas comparten “tiempo”. Al fin y al cabo, las relaciones sexuales son parte de su trabajo, pero no lo harían si supieran que en algunos contados casos el trato del cliente no es el correcto. Por lo que la primera regla de oro es que nunca se debe menospreciar a una chica por su condición de escort. El hecho de pagar por sus servicios y su compañía, no da derecho a perder las más básicas normas de educación.

Y esto también se hace extensivo a los viajes con escorts, donde ellas deberán disponer de la libertad para atender sus llamadas particulares, o estar momentos a solas. Las claves del buen entendimiento no están en pensar que una chica escort pertenece a alguien por un tiempo por haber pagado su compañía.

Ellas siempre adoptan una actitud GFE, donde los besos, las caricias y los masajes son los protagonistas. Adelantarse a querer besarlas nada más conocerlas, no suele ser un buen comienzo. Es algo brusco y produce cierta repulsa de las propias escorts a sus clientes. Lo correcto es esperar a que se cree el clima erótico adecuado y dejar que los besos fluyan con normalidad. Al igual que tocar su cuerpo desde el primer minuto con brusquedad. A ninguna mujer, sea escort o no les gusta que la empiecen a manosear con fuerza tanto por sus pechos como por sus genitales.

Es falsa la idea de que a las mujeres les excita esto. Quizá a alguna y mas en ámbito privado.

Una buena higiene ante todo

Cuando una escort es solicitada por un cliente, se prepara para estar lo más sensual, guapa y sexy para él. De ahí que requiera su tiempo desde que se solicita su compañía, hasta llegar al lugar del encuentro. Y más en ciudades como Madrid, donde además nunca se sabe cómo estará el tráfico. Por ello las escorts de Madrid suelen en muchas ocasiones adelantarse a la hora de la cita para no llegar tarde.

Por supuesto que, en esa preparación, se incluye una ducha para estar lo más presentable posible y no transmitir malos olores corporales. Por esta simple razón, ellas también quieren que sus amantes casuales, acudan a los encuentros limpios y bien aseados.

Los malos olores corporales que puede desprender un hombre, no es precisamente el mejor de los comienzos para disfrutar ambos de una cita sexual. De ahí que ellas insistan en ocasiones de comenzar con una ducha erótica que cumple una doble misión. Ir conociéndose íntimamente bajo los chorros de agua entre besos y caricias y de paso eliminar los malos olores que un día de verano todos vamos acumulando en nuestros cuerpos.

También y para darle un toque sensual a la relación, esta ducha se puede dejar para después del sexo. Además de relajante, es altamente sensual.

Palabras bonitas

A toda mujer se la conquista por el oído. Nada mas erótico que brindarle entre susurros palabras bonitas antes, durante, y como no, después del sexo. No puede haber nada más frío que después de que ambos hayan alcanzado el orgasmo, el hombre se levante y se vista sin mas.

Tan importantes son los preliminares, como todo lo que acontece después del sexo, donde aprovechando cierta complicidad nunca está de más intercambiar palabras más cerca del romanticismo, que de cualquier otro tema.

Podrá haber habido palabras sucias durante el sexo. Tanto a muchos hombres como a mujeres les encantan y lo que es más, les excita. Pero a la hora de terminar, nunca estará de más una interesante conversación abrazados y siguiendo con besos o masajes relajantes.

Evitar preguntas indiscretas

Al igual que ellas jamás formulan preguntas indiscretas, si no las adecuadas para entablar una buena conversación, y poco más, odian las preguntas personales.

Las causas por la que cada escort se dedica al sexo de pago, son múltiples, pero quizá sea la pregunta que más les hacen. Ellas, nunca quieren desvelar los motivos, pero la insistencia de muchos clientes las termina poniendo nerviosas.

Otros, por el contrario, se empeñan en saber cuánto dinero pueden ganar a la semana, al mes, o por cada cita en el caso de que la escort pertenezca a una agencia.

Son preguntas fuera de lugar y las menos indicadas, pero a la vez son las más frecuentes. Tristemente se suele romper el buen ambiente cuando el cliente es insistente a la hora de querer una respuesta.

No pedir su teléfonO

Muchos hombres y parejas recurren a las agencias de escorts para solicitar sus servicios. Son chicas que, por lo general, compaginan su trabajo de escort con otros trabajos o estudios. Ellas intentan pasar lo más desapercibidas posible y no quieren tener más relación con los clientes, que las citas siempre con la mediación de la agencia. Les gusta trabajar así y no como las escorts independientes. Llevan una vida paralela que quieren mantener a salvo a toda costa, ya que con la agencia se sienten seguras en todos los ámbitos, sobre todo en salvaguardar su privacidad.

Pero muchos clientes se empeñan en volver a tener citas con ellas sin llamar a la agencia. Así piensan que la tarifa será menor y que podrán llamarlas cuando quieran con el fin de charlar o intentar mantener una relación.

Muchos insisten en pedirles su número de teléfono privado, en invitarlas a cenar, a pasar un fin de semana juntos. Pero ninguno habla de que ellas cobran por su tiempo, y la escorts también cobran la compañía como es evidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.