Orinar después del sexo. Un hábito saludable

Orinar después del sexo. Un hábito saludable

Orinar después del sexo. Un hábito saludable

Orinar después del sexo se ha demostrado que es una de las más saludables costumbres para poder combatir alguna infección. En muchas ocasiones las mujeres tendemos a orinar antes de tener relaciones sexuales apenas sin tener una necesidad apremiante, lo hacemos para que estas ganas no aumenten en plena pasión con nuestra pareja, pero sin saberlo estamos estableciendo una mala costumbre.

El hecho de orinar siempre después del sexo es algo saludable, y más cuando nos referimos a evitar enfermedades de transmisión sexual o pequeñas infecciones. Y es que la propia orina puede arrastrar cientos de bacterias que no se irían de nuestro cuerpo si no es por este medio.

Muchas de quienes nos leen pensarán: Confío plenamente en mi pareja y sé que no hay problema. Pero este razonamiento carece de valor tanto en cuanto un hombre puede ser portador de enfermedades o infecciones sin saberlo, al igual que las mujeres. Y estas no deben necesariamente ser contagiadas por tener relaciones sexuales a través del coito.

Nuestra propuesta consiste en hacerlo completamente al revés, es decir orinar después de haber tenido sexo, sea con nuestra pareja habitual o con cualquier otro hombre o mujer.

De esta manera la propia orina ayudará a eliminar bacterias que probablemente nos podrían llevar de la manera más simple a contagiarnos. Un remedio casero, pero muy eficaz. Y así lo recomiendan los ginecólogos y urólogos desde que se dieron cuenta que es el propio orín el mejor aliado para combatir posibles enfermedades.

Pero la pregunta que nos surge es inevitable: ¿Qué hacer si entran ganas precisamente cuando estamos teniendo relaciones sexuales?. La respuesta que nos dan los especialistas es rotunda: “Jamás mezclar el orinar con el sexo”. Así que a terminar de disfrutar y al servicio. Siempre hay que mantener una perfecta higiene sexual.

En muchas campañas sudamericanas para la lucha de enfermedades de transmisión sexuales, se pone claramente de manifiesto la importancia de no orinar antes de mantener relaciones sexuales, como si fuera el remedio más eficaz para luchar contra las ETS.

A diferencia de los hombres, las mujeres son mucho más propensas a contagiarse de dichas patologías. La más común es la que se conoce como “cistitis de la luna de miel”, que suele infectar a la mujer en tracto urinario.

Tan sólo cinco centímetros son lo necesario para que las bacterias se queden en el interior de la mujer. Por ello, el hecho de que la vejiga esté repleta de orín, puede ser la mejor corriente de líquido que luchará contra estas enfermedades de transmisión sexual o infecciones.

Carla Mila

 

 

 

Etiquetas: , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *