Orgasmo cervical.Placer femenino sin límites

Orgasmo cervical. Placer femenino sin límites

Orgasmo cervical. Placer femenino sin límites

El orgasmo cervical no es algo tan popular como las diferentes maneras que tiene una mujer de alcanzar el máximo placer. Pero adelantamos que además de ser muy placentero, es idóneo para todas. Cualquier mujer puede obtener la mejor satisfacción sexual con esta práctica.

Para ello nos centraremos en una parte del cuerpo muy concreta. El cérvix, que es la zona inferior del útero, esa zona de la vagina donde se produce mayor contacto con el pene cuando hablamos de penetración sexual.

No a todas las mujeres nos gusta que sea esa la manera de excitarse, si no que por el contrario requerimos una serie de prácticas que antecedan al coito. El orgasmo cervical se obtiene precisamente cuando estos preliminares se cumplen como a nosotras nos gusta.

Pero continuemos hablando de esa importante, y tan desconocida parte del cuerpo femenino, el cérvix o cuello uterino. Dicha zona lubrica cuando existen actos sensuales precedentes a la penetración, por lo que si estos son demasiado bruscos o inexistentes, la lubricación será consecuentemente insuficiente. Lo idóneo es que esta parte de los genitales femeninos se encuentre repleta de flujos vaginales. El hecho de que la mujer sienta ciertos calambres placenteros en la zona indicada es la consecuencia física que mejor nos indica que los flujos están cumpliendo su función tras la excitación.

Los juegos sexuales para conseguir un excelente orgasmo cervical no difieren mucho de los orgasmos vaginales. En ambos es necesario una previa excitación del clítoris, con lo que se hace casi imposible alcanzarlos sin los debidos preliminares.

De hecho, muchas mujeres no pueden cesar de masturbarse durante el coito, ya que el papel que juega el pene no es lo suficientemente provocador de dicha excitación.

El secreto por lo tanto no deja de estar en un sexo compartido. Una relación donde los juegos preliminares estén presente con la suficiente intensidad. De esta manera será posible llegar al orgasmo cervical sin problema alguno, sintiendo un inmenso placer como merece toda buena relación sexual.

Volvemos a hacer hincapié de nuevo en la importancia de los preliminares. Muchos hombres piensan que la penetración es el momento más importante para que la mujer goce, pero no es así. A nosotras también nos gusta que nos dediquen un tiempo para recibir besos y caricias en nuestras zonas más erógenas. Desde el cuello, el pecho hasta los propios genitales. Sin ellos será imposible una adecuada excitación cervical, el precedente de un placer insuperable.

 

Carla Mila.

 

 

Etiquetas: , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *