Olores-sexuales-la-química-de-pareja

Olores sexuales. La química de pareja

Olores sexuales. La química de pareja

Los olores sexuales en muchas ocasiones son algo que se mitifican con la leyenda de la segregación tanto de la testosterona como de las feromonas, sustancias que producen nuestro organismo, pero que en realidad carecen de olor.

Si es cierto que tanto en los preámbulos sexuales como en las relaciones más intensas percibimos con mayor intensidad los olores sexuales que se desprenden del cuerpo del hombre o de la mujer. Los propios del cuerpo humano, y que en ocasiones pueden llegar a excitar profundamente. Muchos hombres y mujeres sienten verdadera pasión tras oler el sudor que se produce en una relación sexual.

Otros y otras prefieren que la higiene no sea excesiva, para así disfrutar a su manera de los olores sexuales que todos desprendemos si la higiene no es perfecta. De hecho hasta podemos encontrar casos históricos como el del Emperador Napoleón que así se dirigía por carta a su querida Josefina cuando volvía de una batalla.

“Llegaré a París mañana por la noche: No te laves”

Pero en definitiva, y por muy raro que nos parezca escucharlo así, no dejamos de ser física y química. Por ello nuestros cuerpos si desprenden olores sexuales durante el sexo. El semen y los flujos vaginales durante su rozamiento si producen un olor característico más o menos intenso. Hay que tener en cuenta que también el sudor producido interviene en ese proceso químico, lo que lo convierte en algo excitante.

Aclarar que el propio PH del semen, al ser una composición alcalina, es alto frente al de los flujos vaginales que es muy bajo. Esta combinación y reacción química es la que provoca los más elevados olores sexuales que además ayudan a que el sexo sea aún más placentero.

Pero esta composición química, puede verse alterada al intervenir otros elementos. Agua, geles, pequeñas gotas de orina, hacen que los olores sexuales puedan variar, pero nunca sin perder su atractivo.

Y es que si tuviéramos que hacer una valoración, el sexo huele, sí. Y se convierte en todo un placer para nuestros sentidos más finos.

Carla Mila

 

 

 

Etiquetas: , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *