Labios vaginales. Esos grandes olvidados

Labios vaginales. Esos grandes olvidados

Labios vaginales. Esos grandes olvidados

Los labios vaginales son sin duda dentro de los genitales de la mujer esos grande olvidados a la hora de masajear, lamer o simplemente acariciar. Si, a diferencia del clítoris muchos hombres no son conscientes del placer que siente una mujer cuando se le dedican unos minutos a la excitación provocada por el roce o caricias de sus labios vaginales. Pero parece que sólo es la penetración con dedos, o la estimulación del clítoris lo que nos hace gozar. Una idea muy equivocada.

Las múltiples terminaciones nerviosas que se pueden manifestar dentro de los labios vaginales son tan numerosas como las del clítoris. Lo que hace que todo juego con ellos produzcan un gran placer.

Quizá un placer que muchas mujeres también desconocen. Culturalmente la estimulación se ha centrado sobre todo en el clítoris, pero ellas mismas han olvidado sus propios labios vaginales como zona altamente erógena.

Por una u otra razón, y tanto por hombres como por mujeres, hoy queremos centrarnos en la importancia sexual de excitar a través de los labios vaginales, que por cierto tienen una extensión mucho mayor que la del propio clítoris.

Dentro de los juegos preliminares y entre besos y caricias es muy aconsejable que tu pareja juegue durante minutos sólo con tus labios vaginales. Hacerle entender que te gusta que los bese, que los coja con los labios de su boca, que los estire levemente o que simplemente reciba masajes,  son una fuente de placer inagotable.

Muchas mujeres son capaces de llegar al orgasmo tras una intensa masturbación de tan sólo sus labios vaginales.

La sensibilidad de ellos hacen que los juegos puedan ser de una u otra manera. Es decir, hay mujeres que no los tienen excesivamente sensibles, por lo que se recomienda para estos casos el uso de algún lubricante que haga más placentero el masaje. En caso de que sean los besos los encargados de estimular esta zona, la propia saliva será nuestra gran aliada.

Pasado un tiempo de estimulación de los labios vaginales, no es extraño comprobar como se hinchan más de lo habitual. Esto no es más que el resultado de un mayor riego sanguíneo sobre la zona. Por lo que nunca hay que asustarse.

No olvidemos tampoco la importancia que tienen los llamados labios menores, que no por su tamaño son menos erógenos que los mayores.

Es importante llegar también a ellos, y junto a la estimulación del clítoris, la excitación y el placer estarán asegurados.

Este segundo paso de jugar con la vagina, se recomienda cuando ya ha pasado un buen tiempo de la estimulación de los labios vaginales, que poco a poco van perdiendo sensibilidad dentro de nuestros juegos eróticos.

El final, podrá ser la penetración, pero también no estará mal un buen cunnilingus.

Cada pareja tiene sus gustos, sus zonas más o menos erógenas, pero dejar de lado los labios vaginales femeninos es algo que se puede remediar y aportar aún más a nuestras relaciones sexuales.

Carla Mila.

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *