Juegos eróticos. Importancia de los preliminares

Juegos eróticos. Importancia de los preliminares

Juegos eróticos. Importancia de los preliminares

Los juegos eróticos forman parte de las relaciones de manera casi imprescindible. Aquello que conocemos como preliminares cada día adopta más importancia. Es una evidencia que no podemos negar.

Según estudios realizados un tanto por ciento muy elevado de las mujeres se quejan de que en sus relaciones los juegos eróticos que anteceden al coito son escasos o de mala calidad. Sí, y es que el hombre no es normalmente consciente de que todo lo que precede a la penetración es algo fundamental para la mujer, y en multitud de ocasiones se limitan a acciones que no suponen unos auténticos juegos eróticos como a nosotras nos gusta.

Culturalmente el hombre no disfruta de los juegos eróticos o preliminares tanto como lo hace la mujer. En muchos casos es un paso obligado, ya que su rápida excitación les hace olvidar esos momentos y en muchas ocasiones estos preliminares los realizan casi por costumbre, pero no en busca de una serie de satisfacciones placenteras. De ahí el poco interés que muchos de ellos manifiestan.

Sin embargo vamos a revelar algunos secretos de lo que realmente a nosotras nos gusta en forma de juegos eróticos.

En primer la importancia de un masaje previo es algo que nos derrite. Sentir  fuertes manos acariciando nuestro cuerpo es algo que no tiene comparación. Pero nos referimos a algo más que dejarlas caer por nuestros hombros o pecho. También las piernas, comenzando desde los muslos hasta llegar a los pies, tiene su encanto. Y por supuesto sin prisas. Lo que se dice un masaje de calidad.

El hecho de no centrarse exclusivamente en los genitales es algo que se agradece, de ahí que nos guste que la imaginación fluya en forma de besos que recorran nuestro cuerpo. Una original manera de realizar este “baño” de besos es realizarlo desde arriba hacia abajo pero de manera perpendicular. Sí, comenzando por el cuello, bajando por el pecho o espalda hasta llegar a las piernas o detenerse en el culo, pero siempre de manera perpendicular. Será una sorpresiva manera de estimular a la mujer.

También el lenguaje verbal suele ser un gran aliado de los juegos eróticos. Para ello no hay que olvidar medir las palabras. Lo que a algunas nos excita a otras les podrá parecer un insulto que dará al traste con la relación.

De la misma manera que no hay que olvidar nunca el besar. Esto a veces produce una sensación de no sentirnos deseadas, máxime cuando tan sólo se produce al principio de los juegos eróticos. Hay que encuentran los momentos donde los besos fluyan con naturalidad. Al fin y al cabo no dejan de ser los momentos más dulces de la relación.

Carla Mila.

 

 

 

 

Etiquetas: , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *