Experiencia GFE

¿En que consiste la actitud GFE?

Llamamos GFE, a la actitud tipo novia de cada escort de Madrid que practica este servicio. No deja de ser el comportamiento más parecido al de una pareja que está en pleno momento de conocerse íntimamente y donde los besos, caricias, quitarse la ropa, y otros actos similares recuerdan a los encuentros más furtivos de jóvenes amantes.

Según el diccionario, el trato de pareja o girlfriend experience es un tipo de servicio que una escort Madrid ofrece y cuya característica es actuar como novia o esposa del cliente.

Sin duda alguna este es uno de los servicios favoritos de quien desea vivir una dulce experiencia con una de las putas de lujo de nuestra agencia de escorts.

Nada más gratificante y placentero que sentir los besos y caricias, así como una serie de preliminares excitantes para comenzar bien el encuentro.

Experiencia GFE Madrid

Experiencia GFE Madrid
Consejos para una buena actitud GFE

Mantener la actitud GFE por parte de las escorts de Madrid durante el tiempo que dure el encuentro tiene su clave en el comportamiento del cliente.

Si la puta de lujo elegida se siente verdaderamente tratada como si fuera una novia o mujer por parte de quien haya solicitado sus servicios, todo marchará sobre ruedas hasta el final. Que suele ser muy placentero para ambos.

Si, y es que ellas, a pesar de lo que se diga, también gozan sexualmente en casi todas las citas. Son chicas muy activas sexualmente y también quieren disfrutar del sexo. Por ello, la actitud GFE no corresponde a un sexo duro, rápido o con prisas. Es más propio de citas donde se desea disfrutar al máximo de la compañía femenina. De su cuerpo, de sus besos, de su entrega paulatina que no deja impasible a ningún hombre y que hacen de la cita algo más que un simple encuentro sexual.


¿Qué no hacer ante una actitud GFE?

Anteriormente hemos definido con claridad los secretos y ventajas que conlleva tener una cita donde la actitud GFE sea el epicentro de la cita, por ello es aconsejable comportarse con la escort como si realmente fuera una novia o esposa ocasional.

A la vez que cada puta de lujo va avanzando en crear un clima de pareja que haga más intenso, romántico y cercano el encuentro, es conveniente dejarse llevar. No interrumpir bruscamente cada uno de sus eróticos pasos. No intentar precipitarse a los acontecimientos. Tan sólo si algo no nos gustase, comunicárselo con educación y dulzura.

La actitud GFE conlleva grandes dosis de erotismo por parte de las escorts Madrid, y este camino hacia el sexo más completo necesita de un poco de sutileza y delicadeza. Sobre todo al comienzo, luego ya se desatarán las pasiones y el rumbo del encuentro puede tomar otros derroteros muy distintos.

Experiencia GFE Madrid