Fornicar. ¿De dónde procede la expresión?

Fornicar. ¿De dónde procede la expresión?

Fornicar. ¿De dónde procede la expresión?

Fornicar, tener sexo, o follar son alguna de las expresiones más comunes que podemos escuchar en la calle. Pocos son los que dicen tener relaciones sexual o hacer el amor. El mundillo coloquial siempre busca términos, a veces no muy correctos, para referirse al simple hecho de mantener sexo, bien sea entre hombre o mujer o un acto homosexual.

Fornicar es de las palabras que más están en desuso. Todas y todos conocemos su significado y quizá nunca nos hemos preguntado su etimología. Ya os adelantamos que su origen proviene de latín y que su uso era sinónimo de mantener relaciones sexuales con prostitutas o fuera del matrimonio. Jamás se usaba para referirse a tener relaciones conyugales. Así, desde un principio fornicar iba siempre asociado a echar una canita al aire tanto con amantes casuales como con mantener sexo de pago. Y todo esto en los momentos más álgidos del Imperio Romano, donde el para los hombres en el terreno sexual estaba permitido casi todo.

Del latín “fornix” (fornice) es el nombre que se le daba a las zonas abovedadas, con curvatura inferior en su arco, que aún se puede observar en muchas ciudades bajo puentes, callejones recónditos y un sinfín de edificaciones. Los hombres se dirigían a estos lugares a fornicar, a tener sexo con prostitutas debajo de aquellos arcos, sin necesidad de acudir a ningún otro lugar más íntimo.

Por lo general se trataban de encuentros casi efímeros, demasiado fugaces sobre todo para las mujeres, que tan sólo dejaban ser penetradas, la realización de un coito rápido y poco más.

Pero a pesar de ser una palabra muy antigua, muchas culturas si la han mantenido para referirse a todo acto sexual que se realizara fuera del matrimonio. A los hombres infieles, se les ha llamado durante mucho tiempo fornicadores, ya que su significado aún perdura hasta nuestros días.

También hoy algunas personas usan el término fornicar cuando las relaciones son con mujeres escorts, sea cual sea la intensidad del acto sexual.

Pero para aquellas mujeres más promiscuas que también tiene sexo fuera del compromiso matrimonial, no se las denomina fornicadoras. Parece que el término, fiel a su origen es exclusivo del genero masculino.

Carla Mila

 

 

Etiquetas: , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *