filofobia-y-escorts-de-madrid

Filofobia y escorts de Madrid

La Filofobia es una patología que se podría definir como el miedo a enamorarse de otra persona. Es muy común entre los clientes que tienen las escorts de Madrid.

Desde nuestra juventud el hecho de sentir algo por una persona determinada es inevitable. Enamorarse o el querer tener relaciones sexuales con alguien que verdaderamente nos atrae es algo innato en el ser humano. Nuestra sociedad así lo concibe con la formación de parejas, que no siempre son para toda la vida. De ahí que muchos hombres que han vivido una mala experiencia padezcan lo que se conoce como filofobia, es decir el miedo a enamorarse.

También las mujeres padecen este miedo incontrolable, pero en ambos casos forman a su alrededor suyo una serie de límites para ni coincidir con personas de las que puedan caer en la tentación de sentir algo por ellas. Pero ello no quiere decir que no necesiten sexo, y cuando decimos relaciones sexuales, son en estos casos sin compromiso alguno.

Filofobia y escorts

Mientras que las mujeres que sufren filofobia son mas propensas a tener relaciones de una noche que pueden surgir en discotecas o lugares de ocio, ellos prefieren ni acercarse al sexo opuesto. Pero con una excepción para cubrir sus necesidades sexuales, siendo el sexo de pago su vía de escape. Por ello no debe extrañarnos que muchos clientes de las escorts de Madrid sientan ese miedo a enamorarse, pero sabiendo que son chicas con las que difícilmente ocurrirá que sus sentimientos se despierten en una cita de una hora como máximo

En el caso de ellos, son como “lobos solitarios” en el terreno sentimental. Curiosamente lo que más les aterra es mantener algo tipo de contacto con su ex pareja, pero también con antiguas novias. Mujeres que en su día fueron objeto de admiración y por las que sintieron mucho cariño. Sin embargo, en su relación con escorts son totalmente fríos emocionalmente y muy poco fogosos en el sexo.

Miedos irracionales

La filofobia no deja de ser un miedo irracional, incontrolable y que desata un continuo trastorno a quien lo padece. Por lo general se sucede tras una relación donde se dan cuenta que no están realmente enamorados. Lo que conlleva a no creer en el “amor” y vivir continuamente evitando correr riesgos sentimentales. De ahí que sean personas extremadamente frías, desconfiadas y muy reservadas.

Las escorts de Madrid conocen perfectamente los comportamientos de aquellos hombres que padecen la llamada filofobia, ya que en sus citas son particularmente especiales.

Es difícil entablar una conversación previa, también evitan los preliminares sexuales y no suelen desear ni besos ni caricias. Simplemente sexo sin más. Tampoco buscan el placer de ellas, es decir no se preocupan que la escort disfrute en su compañía. Realmente esto les da lo mismo ya que sólo velan por su placer rápido y poco más. De poco sirven las armas de seducción de las escorts de Madrid.

La reciente pandemia que poco a poco dejamos atrás ha producido que este tipo de hombres haya aumentado. Cada vez son más los amantes de su privacidad, sus costumbres que rozan lo maniático y las nulas ganas de relacionarse con mujeres. Pero el sexo es distinto, no deja de ser una necesidad. Sexo que buscan con escorts de las que jamás se enamorarán.

De hecho, ya que son individualistas y se relacionan muy poco, muchos de ellos prefieren no salir de vacaciones en verano. Una de las causas por las que son el cliente que más abunda en las grandes ciudades como Madrid.

Baja autoestima

Con el fin de reafirmarse en su actitud de ser hombres racionales y poco emocionales, suelen fijarse en mujeres “inalcanzables”, como actrices, cantantes o modelos. Siempre muy lejos de poder ni siquiera conocerlas.

También y de manera casi inconsciente, se relacionan de vez en cuando con mujeres completamente distintas en todos los sentidos a ellos. La actitud negativa les atrae y lógicamente al final, se cercioran de que no serían compatibles en una relación más íntima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.