Sexo tántrico. El placer de los sentidos

El sexo tántrico es una experiencia sexual y espiritual

En España, a diferencia de otros países europeos, el sexo tántrico no está lo suficientemente extendido como muchas y muchos quisieran. Ya que es un tipo de sexo con el que se pueden conseguir grandes y placenteros orgasmos. Además, el sexo tántrico es toda una fuente de placer para los amantes de sentir nuevas sensaciones. Pero todo lo referente al sexo tántrico se debe realizar con personas que dominen esta disciplina milenaria. Aquí no valen las simulaciones, imitaciones o aproximaciones.

Quizá el sexo tántrico es precisamente una disciplina para no jugar con ella, si se desea conseguir experiencias novedosas, espirituales, y por supuesto placenteras.

Las chicas que lo dominan se lo toman muy en serio. Lo ofrecen como un servicio sexual dentro de sus servicios eróticos de escorts. Pero hay que tener cuidado con aquellas que emulan saber los secretos del sexo tántrico y quienes verdaderamente dominan sus técnicas.

¿En qué consiste esta disciplina sexual?

El sexo tántrico, a diferencia de las maneras más convencionales, es una disciplina donde lo importante es llegar a un nivel de espiritualidad que haga que la atracción por la persona sea más intensa. No importa el aspecto. En él no se juzga la belleza ni las formas perfectas, sino el encuentro de la armonía y el equilibrio.

Caricias, besos y miradas son las claves para llegar al mejor de los orgasmos. Y es que esta disciplina sexual no se basa en la estimulación de los genitales. Incluso persigue la manera de conseguir el placer sin necesidad de la penetración coital o anal, lo que también se denomina como pegging.

sexo-tantrico

El retraso de la eyaculación masculina es algo muy común en el sexo tántrico, ya que retardar lo máximo posible este hecho, será posteriormente una gran fuente de placer.

También en la mujer. Donde los placeres irán llegando de tal manera, que no será necesario llegar al orgasmo de manera rápida, pero si intensa. Para ello el tiempo dedicado a una buena sesión de sexo tántrico debe ser largo  y nunca con prisas.

Sexo tántrico, también un servicio de escorts

El sexo tántrico, a diferencia de las relaciones más convencionales, necesita de tiempo, tranquilidad y para los que comienzan a experimentarlo un poco de paciencia. En nada se parece a las relaciones sexuales tradicionales. A aquellas que estamos acostumbrados a realizar a diario. Es por lo tanto importante que, para experimentar las bondades de esta disciplina sexual, se tengan ganas de conocer toda la filosofía tantra. De esta manera se llegará a un sexo mucho más íntimo, duradero y por supuesto mucho más placentero.

Todo esto lo comentamos para aquellos que desean acercarse a conocer el sexo tántrico de la mano de una acompañante. Por lo general, ellas siempre disfrutarán del encuentro porque conocen los secretos del sexo tántrico. Pero además necesitarán la comprensión, implicación y deseo de quienes deseen compartirlo.

sexo-tantrico-con-escort

Pero insistimos, disfrutar de una sesión de sexo tántrico requiere tiempo y tranquilidad. Por lo que es importante comentar que no se conseguirán los placeres que ofrece si no se tiene en cuenta estos dos factores. ¡Pero merece la pena! Ya que el sexo derivado del tantra, ofrece más placer que todas las posturas del Kama-Sutra, un libro demasiado mitificado.

Crear el clima propicio para el sexo tántrico

Un sexo tan repleto de sensaciones necesita de un ambiente propicio para ello. Si en el tantra se estimulan cada uno de los cinco sentidos el tiempo no deja de ser el mejor aliado. Pero también el lugar, el ambiente, el clima propio para el placer.

De ahí que las parejas que practican el sexo tántrico se preocupen previamente de crear el ambiente ideal. En él nunca estará de más la música relajante, el uso de aromas ricos en vainilla y chocolate o aceites con efecto calor. Cada poro del cuerpo debe sentir al máximo el placer. Por lo que la estimulación previa es indispensable para lograr placenteros orgasmos a través de sensaciones placenteras y novedosas.

En en tipo de sexo ningunos de los sentidos quedarán al margen. Por ello es importante tener una buena química con aquella persona que se desea disfrutar de sus placeres.

El primero, la vista, juega un papel esencial. Pero no solo para contemplar el cuerpo ni los juegos sexuales. Y es que en el sexo tántrico la mirada es el primer paso para comenzar esta disciplina oriental tan desconocida, pero a la vez tan gratamente placentera.

tantra

Mirarse a lo ojos directamente, intentando no desviar la mirada y concentrándose en ella, es sin duda alguna el primer paso para adentrarse en los pensamientos más eróticos de la otra persona. De esta manera se descubrirán mil atractivos de ella. La mirada lo dice todo, y en el sexo tántrico es algo importante.

Así, con una entrega incondicional es como debe iniciarse una sesión de esta disciplina sexual tan distinta a las que las parejas suelen conocer.

Orgasmos por todo el cuerpo

A diferencias del sexo más habitual que conocemos, en el sexo tántrico, se pretende que no sólo las erógenas sean las encargadas de ser estimuladas. Todo el cuerpo debe sentir un infinito placer. De ahí que la complicidad, la concentración y la ausencia de prisas, deben ser los pilares fundamentales para una buena sesión de sexo tántrico.

Por ello, en esta particular manera de disfrutar de las relaciones sexuales, son todos los poros del cuerpo lo que sentirán placer. Algo novedoso y excitante como ninguna manera de mantener una experiencia sexual completa.

La base radica en la creación de una energía erótica constante que poco a poco vaya excitando tanto al hombre como a la mujer. Un intercambio de sensaciones que hará que se cree un ambiente donde la excitación irá poco a poco aumentado hasta la llegada de un orgasmo muy especial.

Carla Mila

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0/5 (0 Reviews)