Sexo frecuente con escorts. Todo ventajas

Tener sexo frecuente con escorts no deja de ser como una relación de pareja, pero sin los problemas de la convivencia ni de las relaciones.

El sexo frecuente con escorts de Madrid es una manera de mantener la sexualidad masculina sana, de poder satisfacer los deseos más íntimos y a la vez estrechar vínculos sexuales con una mujer. Pero con las ventajas que supone no tener que mantener una fidelidad. Y por supuesto sin dar explicaciones a nadie de ningún tipo.

Lo que para muchos es una «follamiga», para otros es tener sexo frecuente escorts. La diferencia es que, en el primero de los casos, siempre hay alguno de los dos que desea algo más que una relación sexual, y es normal que puedan surgir los sentimientos en una relación en principio libre de ataduras.

Además, el sexo puro y duro con una «follamiga» se suele estancar en cuanto a variantes, posturas y maneras de relacionarse sexualmente, mientras que, con una escort de Madrid, cada cita puede ser una sorpresa.

Sexo frecuente con escorts o como mantenerse sexualmente activo

Decir que el sexo es necesario, es una obviedad. Todas y todos conocemos los beneficios que aportan a la salud, así como las consecuencias de su falta de práctica.

Por ello aquellos hombres que no tienen pareja estable y a la vez no se les da bien las relaciones interpersonales, recurren con frecuencia a la búsqueda de los servicios de las escorts Madrid.

Hombres que huyen de relaciones sentimentales

Se trata de un perfil muy común, ya que la única manera que encuentran de satisfacer sus deseos sexuales es a través del conocido como sexo de pago. Pero no por ello dejan de ser exigentes. Por lo general buscan escorts con quien además de sentirse mimados, también tengan una buena conversación. De ahí que prefieran a las escorts españolas de Madrid, con quienes poder charlar distendidamente, y así las relaciones sexuales no sean tan frías.

Huyen de chicas de pisos, de locales, de lugares sórdidos y poco discretos, por lo que prefieren las citas con putas de lujo en sus propios domicilios. Tampoco son de su agrado las independientes, que por lo general dedican todo su tiempo a tener citas sexuales y no les suele aportar más que sexo puro y duro.

 

escorts-madrid-a-domicilio

A la búsqueda del sexo con la escort ideal de Madrid

Son, por lo tanto, agencias de escorts de Madrid como la nuestra, los lugares que más visitan, hasta qué por fin, y después de muchas citas, conocen a una escort que para ellos tiene ese algo especial. Repiten citas con la misma una y otra vez. Hasta que llega un momento que mantienen sexo frecuente con escorts. Y sólo con una, a la que idealizan como mujer, olvidan que acuden a su lado por dinero y se sienten plenamente satisfechos sexualmente. Por lo general estas chicas no se dedican por completo a ejercer como escorts en Madrid, si no que compaginan el ser acompañantes de lujo con otros trabajos. En realidad, sus mundos son mucho más cercanos y por lo tanto la conversación más enriquecedora, que con otro tipo de escorts. Les une el hecho de no tener pareja, ya que por lo general las acompañantes no suelen tener relaciones estables. De ver la vida desde prismas parecidos. Y ellas agradecen este tipo de compañía, que no sólo se limita a  ofrecer sus servicios eróticos. Siempre hay tiempo para poder charlar, tomar algo, o con el tiempo realizar actividades en común.

Divertirse con nuevas experiencias

El acudir a locales de intercambios de pareja, saunas, fiestas, u otros lugares que siempre les ha llamado la atención, son los más comunes para escorts con clientes.

Así comparten también experiencias novedosas que un hombre con relación estable no podría permitirse ya que supone una exposición de su vida privada.

Para ambos es divertido, aprenden mucho más de sus propias vidas, y cómo no, de las vertientes sexuales y eróticas que conllevan estos lugares.

Confianza y complicidad. Fruto del sexo frecuente con escorts

Todo ello fortalece más la “relación” entre ambos, pero sin dejar cabida a los sentimientos. Si bien es cierto que cómo es lógico aflore el cariño, la complicidad y las ganas de estar tiempo juntos. Pero no de enamorarse, eso sería el final de la relación entre cliente y escort.

Tanto uno como otro deben entender las relaciones sexuales que puedan surgir aparte de sus citas. Ninguno podrá reprocharle nada a nadie. Ellos están abiertos a nuevas experiencias, y ellas nunca engañaron desde el principio al manifestar su condición de escort. Un paso al respeto y a la libertad sexual.

sexo-con-escort

Perfil de este tipo de clientes

Por lo general son hombres que no desean bajo ningún concepto tener una relación de pareja. Bien porque acaban de salir de una. Con su manera de vida no encajan con ninguna mujer, o por ser verdaderos amantes de su soledad elegida.

No son «lobos solitarios» , sino simplemente conocen todo lo que conlleva un vínculo afectivo con una mujer, pero les gusta el sexo como a todos.

Celosos de su intimidad

Muchos llegan a tener una vida tan sumamente ordenada, en cuanto a sus actividades cotidianas, que no desean que nadie las altere. O simplemente desean manejar su tiempo a su antojo sin necesidad de contentar a nadie con su presencia.

Otros se embaucan en trabajos que les exige una concentración fuera de lo común, por lo que el sexo no puede ser el que comparta con una pareja. Si no mejor tener sexo frecuente con escorts cuando ellos lo deseen.

Con su actitud no engañan a nadie, son honestos y deciden vivir así, huyendo de compromisos, pero muy satisfechos sexualmente.

Carla Mila

4/5 (2 Reviews)