Sexo de pago y sensación de infidelidad masculina

Muchos hombres que recurren al sexo de pago con escorts, después sienten un cierto arrepentimiento

El conocido sexo de pago es conocido desde la antigüedad. Siempre se ha dicho que la prostitución es el oficio más antiguo del mundo. Esta opción personal ha pasado a través de los siglos por ser dignos de diosas o perseguidas por brujas. Hacer un repaso del sexo de pago a través de la historia podría ser algo interminable. Pero aquí estamos, en pleno Siglo XXI donde entre abolicionistas y defensores de la prostitución, cada país va imponiendo sus propias leyes al respecto.

Desde las zonas rurales con menor índice de habitantes hasta las grandes capitales, siempre existen lugares cercanos para tener relaciones sexuales con prostitutas. Las carreteras españolas están plagadas de clubs de carretera donde chicas, la mayoría extranjeras, ofrecen sus servicios sexuales. Y en las grandes capitales tenemos para elegir. Pisos en cualquier barrio, chicas independientes, locales de ocio nocturno y las agencias de escorts como la nuestra.

Mayor o menor lujo, pero el hecho es el mismo

Hemos enumerado las diferentes opciones donde tener sexo de pago. El hecho es el mismo, pero parece que de una u otra manera cobra un cariz diferente. Para muchos hombres y mujeres, todo cambia según el dónde y el con quién. La sociedad critica, casi de manera hipócrita, a las chicas de los pisos o de la calle, pero no ve con malos ojos a las escorts de lujo jóvenes y bellas.

De la misma manera, y ya hablando de infidelidad, parece que el sólo hecho de tener sexo de pago sin más, no es considerado por muchos y muchas una infidelidad. Ellos alegan que, al no haber relación emocional, no se pueden arrepentir de ello. Y, es más, no lo consideran infidelidad, tan sólo sexo de pago sin más.

Sexo de pago en el mundo rural

Por su parte las mujeres de décadas pasadas, sabía perfectamente que sus maridos acudían de vez en cuando a los locales de carretera. Pero no deseaban conocer los detalles. Lo importante para ellas es que continuara vivo el vínculo del matrimonio. La propiedad y posesión del hombre era más que una actitud. De hecho, miles de españoles perdieron la virginidad antes de cumplir el servicio militar acompañados por sus propios familiares. El lugar era siempre el club más cercano al pueblo. Todos sabían todo de todos, pero nadie hablaba. Era sexo de pago sin importancia. A veces sólo putas con las que hablar y un poco más.

La revolución sexual con las chicas del este

Tampoco en estos casos el hombre consideraba que era infiel a la mujer. Se veía como una especie de “derecho adquirido» y fue a finales de los ochenta cuando la mujer si comenzó a ver en peligro su situación.

La masiva llegada de chicas del este y Sudamérica guapas y jóvenes a los núcleos rurales de España, conllevó en muchos casos que los hombres perdieran la cabeza por ellas. No hay que olvidar que dentro de la cultura de estos países la importancia del matrimonio y la familia es casi superior al de nuestro país. Grandes y pequeños propietarios de tierras, hombres ya maduros, no pudieron evitar el tener relaciones más serias con rubias y guapas chicas del este que conocían como chicas de sexo de pago.

Sexo de pago en nuestros días

En la actualidad, el propio sexo de pago ha cambiado los nombres. De llamarse putas, prostitutas, ahora todas son escorts.

Un termino anglosajón que significa “escolta” y cuya acepción es la más parecida a la de chicas de compañía. Se supone que las escorts ofrecen más servicios que los meramente sexuales. Son chicas ideales como acompañantes, de preciosos y cuidados cuerpos e ideales para también ofrecer la compañía perfecta. Chicas con muy buena educación, culturalmente formadas, elegantes y sofisticadas. Las preferidas para quienes, además de sexo, desean la mejor compañía posible.

sexo-de-pago-con-escorts

Pero no nos dejemos llevar por la terminología, ya que no dejamos hablar de un sexo de pago al que se le puede unir una excelente compañía.

Algunas, se anuncian como putas de lujo, que es definitiva como se debería decir en castellano. Sin embargo, el término escort anula la palabra puta, que para muchos y muchas parece que tiene una acepción muy despectiva.

Infidelidad, un sentimiento de culpabilidad, pero no en el sexo de pago

Pero volvemos a hablar de la relación de los hombres con escorts. También, a pesar de qué si se suele crear un cierto vínculo emocional; si la acompañante tiene varias citas con el mismo cliente, parece que tampoco no se considera infidelidad. Simplemente una buena relación donde ambos se compenetran sexualmente.

Y es que los hombres que recurren habitualmente a los servicios de las chicas que ofrecen sexo de pago, buscan ante todo lo que no encuentran en casa.

No los podemos calificar como hombres con adicción al sexo, simplemente les gusta la variedad en todo tipo de relaciones sexuales. Y aquello que su pareja no está dispuesta a dárselo lo encuentran en putas o en escorts, que ofrecen gran variedad de servicios sexuales.  

Siempre en búsqueda de acompañantes determinadas

Curiosamente, eligen a chicas que bien por sus parecidos físicos, corte de pelo o tipo de cuerpo se parecen a sus parejas. Al fin y al cabo, son las mujeres que eligieron para ser sus compañeras.

Por lo tanto, imaginan que son ellas con las que podrán tener relaciones sexuales, haciendo realidad los sueños eróticos que tienen con sus parejas.

No olvidemos que hoy en día existen mujeres donde el sexo oral no es de su gusto. Ni practicar una felación ni dejar que se les haga un cunnilingus. Bien por motivos culturales, como por complejos personales.

Pero insistimos, pocos son los que consideren ser infieles por estar con chicas que se dedican al sexo de pago.

Para muchos, la satisfacción sexual que les producen las escorts, junto al deseo emocional que sienten por sus parejas, hacen que su vida esté plenamente equilibrada.

Diferentes tipos de chicas en el sexo de pago

Antes mencionábamos que en el mundo del sexo de pago hay distintos niveles.

  • Prostitución callejera
  • Chicas de pisos de putas o clubs
  • Putas independientes
  • Escorts de agencias 

Por lo general el hecho de ser un cliente habitual del sexo de pago, varia según las posibilidades económicas. Todos sueñan con la compañía de una bella y joven escort española de lujo. Una chica de compañía de cuerpo armonioso, bello rostro, trato educado y cercano. Y con una gran variedad de servicios eróticos. Pero como en todo, la economía es la que manda.

Ni que decir tiene que las comparaciones son odiosas, pero lo cierto es que una puta de piso o local, nunca ofrecerá el trato que una escort de lujo.

escort-de-lujo

Las putas profesionales del sexo de pago, dedican todos los días y a cualquier hora a estar en un piso donde trabajan y duermen. Además de ofrecer un trato mucho más frío y menos cercano, no son comparables, con todos los respetos a las preciosas acompañantes de lujo. Las verdaderas escorts no están siempre disponibles porque suelen compaginar el sexo de pago con estudios universitarios u otros trabajos.

Pero sea con quien sea, muy pocos de los clientes sentirán que están siendo infieles a sus parejas.

Carla Mila

0/5 (0 Reviews)