Petting. Una manera de entender el sexo sin penetración

Se denomina petting a las relaciones sexuales, pero sin necesidad de tener coito

Parece difícil entender el sexo sin coito. El petting no deja de ser esa manera de tener relaciones sexuales pero sin la penetración. Bien sea vaginal o anal.

En principio el término petting se asoció a aquellas parejas de jóvenes que no van más allá de caricias, besos pasionales y tocamientos. La razón fundamental es evitar embarazos no deseados. Aunque también muchas parejas lo practican cuando la mujer está con la menstruación.

El término petting proviene de inglés, más concretamente de la acepción de “to pet”, donde se define el sexo sin coito, pero no por ello renunciando al placer. Para los anglosajones es una manera de expresar que ha habido relaciones sexuales, pero nunca con penetración.

Son las caricias íntimas y sensuales las que excitan a la pareja, lo que en el mundo escort se denomina GFE, que no es otra cosa que el trato de novios.

Pero el sexo sin penetración o petting, no sólo es cosa de adolescentes. También muchas parejas lo practican con fines terapéuticos.

Petting para tratar trastornos sexuales

La anorgasmia, y la impotencia, son dos de las de causas más comunes por la que tanto psicólogos como terapeutas sexuales recomiendan el llamado petting.

Con este tipo de terapia que deja de lado la penetración, lo que se pretende es que la pareja conozca mejor su propio cuerpo. Se sientan ante todo seguros de si mismos. Y lo más importante, descubrir esas zonas erógenas que parecían hasta ahora desconocidas.

Su estimulación será siempre un paso adelante para posteriormente tener unas relaciones sexuales plenas y satisfactorias.

Por ello, la importancia que se da a los preliminares sexuales, hay que aumentarla. El petting hace que desaparezca esa ansiedad por llegar al orgasmo sólo con la penetración. A la vez consigue una comunicación sexual mucho más profunda entre los miembros de la pareja, así como lograr una interacción muy enriquecedora.

petting

El petting es efectivo tanto en la anorgasmia, donde hay que trabajar el deseo sexual, como en la impotencia. En ambas hay que dotar al individuo de seguridad personal. El petting es sin duda, la manera más efectiva y a la vez placentera de conseguir afrontar estos problemas sexuales.

Petting y aumento del deseo sexual

La principal causa terapéutica del denominado petting, no es otra que el aumento del deseo sexual. Las parejas que lo practican pueden también llegar al orgasmo sin la necesidad del coito. Descubren que hay otras maneras y formas que también pueden ser igual de placenteras.

Los terapeutas recomiendan la estimulación también de las zonas erógenas más habituales, recurriendo tanto a la masturbación femenina como masculina.

También el sexo oral está recomendado, así que las parejas que practican petting están destinadas a desmitificar la penetración como la única fuente de placer.

Nada mejor que descubrir las ventajas de esos preliminares sexuales a los que no siempre dedican el tiempo deseado. Pero en ellos está presente la sensualidad, el erotismo y la buena comunicación sexual. Aspectos que servirán para aumentar el deseo sexual y tener unas relaciones plenamente satisfactorias.

sexo-sin-penetracion

Dedicarle más tiempo a realizar una felación y aprender cosas nuevas sobre ella será también un paso más hacia el placer. De la misma manera que la mujer podrá guiar a su compañero sexual a practicarle un cunniligus mucho más placentero. Y es que esta práctica sexual suele ser la asignatura pendiente de gran parte de ellos.

Desmitificar el coito como única fuente de placer

Asociar de inmediato sexo y penetración es un grave error. La sexualidad humana no está sólo para procrear, sino que es todo un abanico de sensaciones únicas y placenteras. De ahí que para muchas parejas el petting no es algo traumático, sino una manera más de disfrutar de sus cuerpos.

Muchas son las mujeres que pueden alcanzar el orgasmo a través del sexo oral, pero también por un sugerente masaje y caricias de sus pechos.

También cada vez más, los hombres son unos incondicionales de las felaciones, y las diferentes maneras de eyacular sobre  el cuerpo de las mujeres.

De ahí que el petting, no es sólo algo propio de adolescentes que desean practicar un sexo sin penetración por miedo a embarazos no deseados.

Disciplinas como el tantra. Sexo sin penetración

Tan sólo a modo de ejemplo, el petting, se acerca más al mal llamado sexo tántrico. No es ni una postura ni una practica sexual. La filosofía tantra es eminentemente espiritual y no le da importancia, dentro de la filosofía que encierra, a la penetración.

Controlar la respiración, desarrollar bien los cinco sentidos o cambiar las practicas habituales, son algunos de los objetivos que persigue el sexo tántrico.

Todo un ejemplo de cómo se puede llegar al placer sexual más placentero sin necesidad de recurrir al coito.

Carla Mila

 

 

0/5 (0 Reviews)