lenceria-erotica-arma-de-seduccion-femenina

Lencería erótica. Arma de seducción femenina

Lencería erótica, una manera de avivar las relaciones de pareja de manera sugerente y sensual.

La lencería erótica supuso hace unas décadas parte de esa liberación femenina que vino acompañada de los momentos de reivindicación del papel de la mujer en la sociedad moderna española.

En la década de los setenta y ochenta, este tipo de lencería parecía patrimonio de mujeres que se dedicaban a la prostitución que lucían atrevidos corsés. Además, aquellas que se compraban un simple “picardías” para dar una sorpresa a sus maridos, no siempre cumplían su objetivo. En aquellos tiempos la lencería erótica se compraba por catálogos y las prendas más íntimas se importaban a una España que hacía bien poco había salido de la llamada transición.

Sin embargo, en los países europeos y en EEUU el diseño, confección y venta es una industria en alza desde después de la primera guerra mundial. La aparición del corpiño y de las medias de nylon supuso toda una revolución para las mujeres que deseaban sentirse un poco más sexys. Los soldados americanos compraban este tipo de lencería erótica en Francia para regalar a sus novias. En España algunos compraban estas prendas en la colonia británica de Gibraltar para la sorpresa de novias o parejas.

El hombre ante la compra de lencería

Muy pocos eran los hombres españoles que compraban lencería erótica para sus parejas o amantes. Los que viajaban fuera de nuestras fronteras tenían más acceso a poder acudir a tiendas especializadas del extranjero. Sin embargo, el miedo a les que en la aduana les revisaran el equipaje y quedarán casi en evidencia delante de la Guardia Civil postergaban las compras. Por el contrario, muchas mujeres que visitaban Francia, no dejaban de comprar lencería erótica tanto para ellas como para amigas que se las encargaban. Disfrutaban acudiendo a las tiendas más glamorosas del país de la moda y de la alta costura, pero también de la lencería fina más sensual y atractiva.

Pero ya en nuestros días tanto mujeres como hombres dan ese paso para disfrutar de momentos sensuales, eróticos y muy especiales. Así, ellos prefieren hacerlo a través de tiendas online, ya que en ellas pueden activar sus sentidos más visuales. Imaginan cómo estaría su mujer mirando la lencería erótica que lucen modelos en estas webs de comercio online. No hay que olvidar que ha diferencia de las mujeres, el hombre se estimula mucho más con la vista. Algo que no hace tanto tiempo no podía disfrutar. Y es que hay que recordar que el pudor y la educación religiosa de muchas mujeres provocaba que ellas no lucieran su cuerpo desnudo libremente ante ellos. La luz apagada o casi la penumbra era el clima sexual más común no hace tanto tiempo.

La revolución social de la mujer. Un punto de partida

No es hasta cuando la mujer defiende sus derechos de igualdad frente al hombre, cuando la lencería erótica empieza a formar parte de las prendas más comunes de la mujer. Son ellas las que deciden sentirse sexys debajo de vestidos o ropa elegante. Verse atractivas frente al espejo, irresistibles para los hombres y con un sentido diferente del entendimiento de un sexo mucho más pasional. Resulta muy curioso que, para muchos españoles, las primeras veces que tuvieron la oportunidad de disfrutar de los encantos femeninos con lujosa lencería erótica fueran con bellas chicas de compañía. Estas jóvenes compran casi de manera compulsiva porque son conscientes de que hay pocas cosas tan excitantes, como una bonita lencería erótica. Sugerentes y sexys para una velada íntima y discreta.

Ellas, las escorts de lujo son grandes clientas de tiendas especializadas, al igual que el resto de mujeres que desean calidad, diseño y originalidad.

La industria de la lencería. Todo un boom para las grandes marcas

El desfile que todos los años organiza la firma  Victorias` Secret es más que un acontecimiento de moda, ya que sus modelos son verdaderas diosas a la hora de lucir las tendencias más novedosas sobre moda, pero también sobre lencería erótica.

Pero el resto de grandes marcas no se han quedado atrás. Así, y a pesar de los elevados precios de algunos conjuntos. Por ejemplo “La Perla” una marca de lencería que es sinónimo de pasión, provocación y buen gusto. También Agent Provocateur, Oysho, E-Lakokette, Pleasurements, no se han quedado atrás para el deleite de las compras de las mujeres principalmente. A diferencia de los hombres, ellas prefieren acudir a las tiendas y poder comprobar texturas, colores y diseños de más calidad que los que se venden en los sexshops.

Sin embargo, a la mujer de hoy en día, le gusta cada vez más lucir a diario una lencería mucho más cercana a la erótica que a la convencional. Sentirse “bellas por dentro” como suelen decir, dota de una mayor seguridad. Además, nunca se saber cuando se podrá lucir esas fantásticas prendas íntimas que a todos cautivan irremediablemente.

San Valentín y el auge de la lencería erótica

Atrás quedó la corbata para él y la pulsera para ella. Estos regalos que eran propios del 14 de febrero, día de los enamorados, están dando paso a obsequios mucho más eróticos para ambos miembros de la pareja. Para un disfrute íntimo y pasional. Una especie de celebración que no deja de hacer algo más especial, que el sexo cotidiano.

Una de las fantasías más femeninas, a pesar de que nos pueda parecer extraño, es sentirse como las escorts por un día. Si, experimentar el deseo que los hombres puedan desearla como mujer altamente sexual. En la mayoría de los casos queda ahí, en un sueño erótico, pero muchas quieren mostrarse ante su pareja como una de ellas, realzando su figura con una insinuante lencería erótica.

Por ello, y después de la clásica cena en un restaurante romántico, buscan el lugar más íntimo creando un clima sensual donde la lencería erótica ha pasado a ser la protagonista de la celebración.

Medias, picardías, conjuntos de braguitas y sujetador, corsés, corpiños, ligueros, bodys, y culottes o un simple tanga, pueden suponer la llama para encender el fuego de la pasión. Además de huir de un sexo convencional, las relaciones sexuales de la pareja, ayudarán a tener una relación personal mucho más fortalecida y duradera.

Carla Mila

Deja un comentario