gemidos-sexuales-los-sonidos-del-sexo

Gemidos sexuales. Los sonidos del sexo

Los gemidos sexuales, y otras formas de manifestar nuestro placer, han sido reprimidos durante décadas. Hoy somos más libres de expresarnos con estos particulares sonidos del sexo.

Los gemidos sexuales forman parte de nuestro comportamiento sexual. Es una parte importante de él y por muchos factores. En primer lugar, no deben ser reprimidos como normalmente hombres y mujeres tienden a hacer casi de manera cultural.

Y es que parece que los gemidos sexuales sólo son exclusivos del porno, pero no de nuestras relaciones cotidianas.

Culturalmente comenzamos nuestros primeros escarceos amorosos evitando los sonidos que nos gustaría emitir. Gemidos sexuales, gritos, los propios de una respiración profunda, etc. Además de los que conlleva el propio orgasmo, fuente de placer máximo.

Pero nuestros primeros encuentros fueron siempre furtivos, a escondidas, no en lugares donde una mujer u hombre pudieran manifestarse libremente. Los jóvenes no se educan sexualmente en plácidas habitaciones de hotel, sino que lo hacen en lugares casi escondidos donde cualquiera les podría sorprender. De ahí que tiendan a reprimir los gemidos sexuales por miedo a ser descubiertos.

La importancia de no reprimirse jamás

Si existe una máxima en el sexo, es la de no reprimirse nunca de lo que nuestro propio cuerpo nos pide. Los gemidos sexuales forman parte del sexo de calidad y en la medida de lo posible no es aconsejable reprimirse.

Echando la vista atrás, hace unas décadas la mujer no acostumbraba a manifestar el placer de ninguna manera. Sus maridos no eran muy comprensivos y les resultaba casi molesto que pudieran gemir o gritar de placer. Para ellos eso era propio de mujeres de mala vida y no entendían que una mujer “decente” pudiera emitir sonidos tan naturales en el sexo.

Hoy en día, afortunadamente, las mujeres se pueden dejar llevar por sus sensaciones más placenteras. Y así, emitir desde gemidos, hasta gritos de placer. Algo que a los hombres les excita aún más. Además, refuerza la relación, la virilidad de ellos y la libertad de ellas.

gemidos-sexuales

Ventajas de los gemidos sexuales

La “vocalización copulatoria”, como técnicamente se ha dado a conocer a los gemidos, susurros y gritos sexuales produce ciertas ventajas en las relaciones sexuales. Y es que además de convertirse en un lenguaje con el que sentir más plenamente el placer, indica al otro miembro de la pareja la situación concreta de excitación. Lo que le más le gusta y lo que menos, aquello que le provoca más placer sin ser necesario llegar al orgasmo para manifestar ese lenguaje. Ya durante los preliminares los sonidos sexuales son una especie de guía para que la propia pareja sepa como actuar en cada momento. Esto produce una mejor comunicación sexual. Una gran ventaja para alcanzar el orgasmo de manera más satisfactoria, pero además disfrutar de los preliminares más sensuales.

preliminares-sexuales

Para muchas mujeres los gemidos no se producen al alcanzar el clímax sexual. Es en estos momentos donde casi aguantan la respiración que se acelera para concentrarse más en el placer del momento más álgido.

Los hombres, por el contrario, si suelen manifestar gemidos de placer en el momento de la eyaculación. Son más dados a pronunciar palabras cariñosas entre susurros a su pareja. Así, ellas también se excitan aún más y procuran que ellos no paren en esos momentos de pasión.  Sin duda la buena comunicación es el secreto de una excelente relación sexual.

¿Es bueno fingir gemidos sexuales?

Si nos referimos al hecho de fingir con el fin de que tu pareja se motive más aun en el sexo, no hay nada de malo en el hecho de emitir gemidos sexuales. Es como una mentira piadosa al fin y al cabo. En los juegos sexuales, el hecho de manifestarse a base de gritos de placer, gemidos, susurros, o palabras, no hacen daño a nadie que tenga una cierta concepción del buen sexo.

Siempre se ha dicho que lo de fingir gemidos era propio de escorts o putas de lujo que lo hacían para que así el cliente acabara antes. Es decir, lograra antes el orgasmo. Por ello, si hacemos caso a esa afirmación lo cierto es que las profesionales del sexo siempre saben lo que más les gusta a los hombres. Y si con ello conseguían su propósito, algo de verdad habrá en ello.

Pero en nuestros días, las escorts de lujo no necesitan fingir tanto como antaño, ni tan siquiera alabar el buen sexo que les proporcionan sus clientes. En la actualidad las chicas que ejercen como acompañantes procuran disfrutar al máximo de sus relaciones esporádicas. Aprovechan el momento porque cada hombre les proporciona placeres distintos, de los cuales se derivan gemidos sexuales que no dudarán en poner de manifiesto sin ninguna intención concreta.

Las llamadas “palabras sucias”

Continuamos hablando sobre las palabras que a los hombres y mujeres les gusta escuchar en boca de sus parejas sexuales. Cada vez se habla más de las llamadas “palabras sucias” nombre que se le da a las que pronuncian uno o ambos miembros de la pareja de carácter puramente fuerte. Se trata en su mayoría de la alabar el comportamiento sexual de la pareja, pero de modo grosero. También de tratar a la mujer como casi una estrella pornográfica, refiriendo insultos y términos. Para muchas parejas es parte importante de la excitación, pero sin embargo para otras no deja de ser una falta de respeto.

sexo-con-putas-de-lujo

Por ello, muchos hombres que les encanta escuchar palabras de este tipo recurren a los servicios de escorts. Con ellas no tendrán problemas de poder pronunciar las palabras que deseen e incluso pedir que ellas también las usen. Y es que para las escorts no deja de ser un servicio más. Ellas no se sienten ni sorprendidas ya que entienden que pertenece a los juegos sexuales que demandan los clientes. Y es que ellos, fuera de las relaciones sexuales, no les faltan al respeto. Si no todo lo contrarío, agradecen poder haber pronunciado las llamadas “palabras sucias” sin que ellas se molestaran. También en algunos casos les gusta que se lo digan a ellos, y para las escorts no deja de ser un servicio más. Las putas de lujo siempre hacen todo lo posible para satisfacer los deseos de sus clientes, y este servicio no deja de ser uno más.

Gemidos sexuales, comunicación sexual 

La comunicación es la base de una buena relación sexual, y los gemidos, susurros, e incluso las palabras sucias pueden ayudarnos a afianzarla.

Está comprobado que las parejas que se expresan libremente en este sentido interactúan mucho mejor en la cama. Para ambos, los gemidos e incluso los gritos, ayudan a mantener el ritmo del encuentro. Son como señales que nos indican lo álgido del momento y así continuar ofreciendo un placer mucho más intenso.

Una comunicación no verbal, que sin embargo provoca verdaderos lazos de comunicación sana y que conlleva a una más placentera e intensa relación de pareja.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario