Gatiillazo sexual. ¿Por qué se produce?

Gatillazo sexual, es como conocemos comúnmente a  una disfunción eréctil puntual. La mayoría de los hombres lo sufren alguna vez en la vida.

Gatiillazo sexual es en los hombres, algo mucho más frecuente de lo que podamos imaginar. A diferencia de la eyaculación retardada, o de la eyaculación precoz, el gatillazo sexual es la imposibilidad de mantener relaciones sexuales debido a que el pene no logra excitarse. No se trata ni mucho menos de una patología importante, excepto cuando ya se repite en el tiempo y evita que el hombre tenga las erecciones necesarias para practicar sexo.

Es sencillo decir que en no suele tener importancia alguna, pero para la inmensa mayoría de hombres, no deja de ser una situación frustrante a la vez que queda en entredicho su “masculinidad”.

Ninguno está libre de no sufrir un gatillazo sexual. A pesar de tener relaciones sexuales sanas y satisfactorias. Ya que en muchos casos sí hay una erección previa, que, por diferentes motivos se interrumpe dando pie a la falta de excitación.

Gatillazo sexual y ansiedad

La ansiedad, el estrés y la forma de vida que llevamos es una de la causa principal del gatillazo sexual. Pero el remedio para combatir esa continúa ansiedad no deben ser los ansiolíticos. La ingesta de estos medicamentos que crece día a día es uno de los culpables de las principales disfunciones eréctiles del hombre.

En muchas ocasiones, el ser humano no es consciente de esa tensión que lleva acumulada. Puede estar tomando una copa, conocer a una chica, tener una interesante charla con ella en un ambiente distendido y si todo va bien irse a casa juntos. Pero son en estas situaciones normales y cotidianas cuando el gatillazo sexual puede aparecer sin previo aviso. De ahí la importancia de intentar llevar una vida sana en todos los ámbitos. Y también algo importante, tomárselo con calma y crear el mejor ambiente sexual

El alcohol, no deja de ser otro gran enemigo del buen sexo, y no somos conscientes de sus efectos nocivos para el sexo hasta que se producen situaciones tan desagradables como las que provoca el gatillazo sexual.

Prisas por llegar al orgasmo

Pero si esos condicionantes que acabamos de mencionar son el mejor caldo de cultivo para que el sexo placentero no se pueda producir como quisiéramos, las prisas siempre fueron también malas compañeras de viaje de las relaciones sexuales.

ansiedad-sexual

En muchos casos, sobre todo cuando no es con la pareja habitual, el hombre considera que debe dar una muestra de una falsa “masculinidad” siendo rápido a la hora de eyacular y alcanzar el orgasmo. Y con la intención de que, en un tiempo no muy tardío, volverá a conseguirlo.  Y además de todo ello, dar placer a la pareja. Pero esta sobrevalorada concepción de uno mismo puede ser tan positiva como negativa. La mente nos juega malas pasadas, y en definitiva no deja de mandar impulsos para que nuestro sistema nervioso obedezca nuestros deseos, pero el cuerpo no tiene porqué interpretarlo en su magnitud. De ahí que a veces se cree todo un abismo entre aquello que queremos, con lo que realmente podemos hacer. No en vano el gatillazo sexual suele surgir de manera sorpresiva e inesperada. Sin que mucho se pueda hacer para paliar esta situación tan vergonzosa para muchos hombres.

Sexo casual. Cuando todo es diferente.

En las relaciones de pareja, el gatillazo sexual suele producirse con menor frecuencia que aquellas que son fruto de una infidelidad. Esas ganas de demostrar su virilidad son también un elemento que se puede volver en su contra. El subconsciente no deja de recibir estímulos que a veces juegan en contra de las relaciones sexuales.

La culpabilidad por tener sexo fuera del entorno de la pareja es uno de los elementos que más influyen de manera negativa a un sexo completo y placentero. De ahí que en encuentros con escorts no sea raro que se comience con demasiada prisa y tras unos minutos el gatillazo sexual aparezca sorpresivamente. Las escorts suelen ser las chicas que más casos se encuentran de esta disfunción. Muchos de ellos quedan impresionados por su belleza, sus cuerpos jóvenes y por manera de lucir su figura. Acompañante de lujo con bonita y sugerente lencería erótica pero vestidas de manera elegante o escorts con tacones altos y vestidos provocativos en muchas ocasiones.

joven-escort-madrid

Muchos de estos hombres que recurren a los servicios sexuales de las escorts de Madrid suelen hacerlo con el tiempo justo. Algunos aprovechan la hora de la comida en el trabajo y otros mienten a sus mujeres con reuniones inexistentes. Pero el sentido de culpa, a pesar de que no sea óbice para no mantener relaciones sexuales con escorts, sí puede llegar a provocar un gatillazo sexual.

Las ansias por asegurar el primer orgasmo, saltarse los preliminares eróticos, no disfrutar de caricias besos y masajes, son siempre un mal comienzo. Ellas están muy acostumbradas a que a sus amantes ocasionales les ocurra esta disfunción, pero poco puede hacer ya que el bloqueo en el hombre es inmediato y difícil de solucionar en esa misma cita.

Carla Mila

 

5/5 (1 Review)