fetichismo-sexual-la-otra-cara-del-placer

Fetichismo sexual. La otra cara del placer

El fetichismo sexual no es más que la búsqueda del placer pero de la manera menos convencional. Para muchos desviaciones del individuo. Para otros fuente de placer

El fetichismo sexual, no es ni mucho menos una serie de tendencias sexuales nuevas o que hacen años no existían. Ya hace muchas décadas que el reconocido médico, psicólogo y estudioso del comportamiento humano, Sigmund Freud investigó sobre los fetiches sexuales más comunes. Él fue el creador del termino, y aplicado a la sexualidad lo definió como manifestación sexual considerada una parafilia Para Freud el fetichismo sexual, consiste en tener alguna parte del cuerpo humano una adoración especial. También puede ser una prenda o cualquier otro objeto como estímulo sexual que provoca deseo y excitación.

¿Son desviaciones sexuales o perversiones?

Si entendemos que todo lo que se sale del sexo más convencional fueran desviaciones o perversiones, deberíamos poner un límite. Lo que sería contraproducente para la libertad sexual del individuo. El hecho de basarnos en la concepción más tradicional del sexo, puede hacernos ver al fetichismo sexual como algo extraño. Pero de ahí a calificarlo como propio de enfermos sexuales, dista mucho.

fetichismo-sexual

Quizá para la inmensa mayoría de las personas pueda ser inconcebible que un hombre o una mujer sienta adoración por una determinada parte del cuerpo u objeto. Pero no porque los demás no sintamos ese deseo, no debemos juzgarlo.

El sexo es ante todo respeto consenso. Y los amantes del llamado fetichismo sexual no hacen daño a nadie ni se saltan normas sociales. Simplemente encuentran el placer donde la mayoría no lo vemos.

Una manera diferente de concebir el sexo

Sólo a modo de ejemplo decir que cada es mayor el número de hombres que buscan entre las escorts a aquellas que tengan alguna determinada característica que les excita. Desde que tengan largas piernas, número de pie concreto, tipo de pecho o simplemente que las uñas sean muy largas. Estos fetiches son del todo respetables, y sobre gustos, no hay nada escrito.

 

Por ello no cesan de buscar entre las chicas de compañía la que cumpla una serie de requisitos que les parece excitantes. Quizá para una relación sexual no es lo más convencional, pero todo es respetable.

chicas-de-compañia

 

Son ellas, las propias escorts, las que no se extrañan de que sean solicitadas por alguno de estos gustos tan particulares. Una vez transcurrido el encuentro, siempre manifiestan que para ellas son clientes normales y muy respetuosos.

Fetichismo sexual con objetos y prendas

Antes de continuar con el llamado fetichismo sexual, aclarar que los llamados fetichistas sólo les excita una determinada prenda u objeto. Menos de un diez por ciento de sus preferencias. El resto corresponden a un sexo más convencional.

La lencería erótica que lucen las acompañantes de lujo, suelen ser un objeto de verdadero culto para los fetichistas. A muchos les excita sólo con verlas lucir en el cuerpo de una escort. Otros van más allá. El olor que desprende las bragas o tangas, son objeto de deseo y pasión. Y hasta tal punto que algunos piden que se las regalen y otros hasta las compran en webs dedicadas a fetichistas más compulsivos.

lenceria-erotica

Por otro lado, los tacones de las escorts también suelen ser objeto de deseo. No hay que olvidar que para ellos son el complemento que más que realza la figura de la mujer. No son pocos los a los que les excita besar los pies de una chica de compañía.

Rechazados en sociedad

Por lo general, los amantes del fetichismo sexual no son comprendidos por las personas que les rodean. Optan por ocultar sus tendencias en cuanto a sus preferencias sexuales. No suelen pedir a sus parejas lo que les realmente les excita. O bien por miedo al rechazo o a la negativa de estas.

Por este motivo, viven una vida sexual casi oculta siendo grandes clientes de agencias de acompañantes

Con las escorts de lujo no hay ningún problema para ello. Son chicas a las que no les sorprende nada. Abiertas, comprensivas, y siempre dispuestas a satisfacer deseos sexuales.

BDSM y Bondage. Un mundo especial para los fetichistas

La gran moda de tener relaciones sexuales consentidas donde se pongan a prueba el sexo más extremo, también es un nicho para los que gustan del fetichismo sexual.

Muchos se sienten como sumisos al desear y excitarse con las botas altas de cuero de una dominatriz. Desean contemplarlas, incluso lamer la suela de dicho calzado. A la vez sienten verdadera adoración por los antifaces, fustas o lencería también de cuero. Y es que para los amantes del fetichismo sexual, el mundo BDSM está repleto de simbologías que adoran casi más que el sexo en si mismo.

bdsm

Pero el BDSM es complicado practicarlo si tu pareja no está por la labor de comenzar a compartir experiencias de esa índole. Ni tan siquiera se deja poner unas esposas de juguete para descubrir nuevas sensaciones placenteras. O por el contrario ponérselas al llamado fetichista sexual.

De ahí que estas personas vivan vidas paralelas a su relación conyugal, y muchos sientan un cierto rechazo que les hagan caer en una bajada de su autoestima.

Fetichismo sexual e imaginación

Las personas que tienen fetiches sexuales en su vida, suelen ser muy imaginativas y soñadoras. De ahí que siempre estén soñando como sería la excitación al contemplar y besar una parte del cuerpo femenino. O por el contrario oler un objeto, para ellos sexual, determinado.

El hecho es  que deben satisfacer sus deseos de la manera más imaginativa guardando siempre sus fantasías como el mayor de los secretos.

Vivir un tipo de sexualidad que no hace daño a nadie, que a ellos o ellas les excita, es mantener siempre viva la llama de la sexualidad. Algo que va más allá de cualquier fetichismo sexual porque estas personas también tienen relaciones sexuales más convencionales, a pesar de preferir a las escorts de lujo.

Y lo que siempre repetimos, el buen sexo surge siempre de la propia imaginación.

 

 

 

 

Deja un comentario