fantasias-sexuales-la-chispa-del-sexo

Fantasías sexuales. La chispa del sexo

Las fantasías sexuales nos acompañan toda la vida. Muchas nacen en la adolescencia y no desaparecen nunca.

Todas y todos tenemos fantasías sexuales que desearíamos ver cumplidas alguna vez en la vida. Muchas son los sueños eróticos que se pueden realizar en pareja, pero otras pertenecen a nuestros deseos más íntimos. Por ello, muchas de estas fantasías no se cumplen nunca, a pesar de que las ansias con la que se desean sean muy fuertes, por no querer ser infiel.

Sin embargo, las fantasías sexuales que se ven cumplidas dentro del seno de la pareja refuerzan sin duda la relación en todos los sentidos. Una pareja que se comunica bien en temas sexuales está destinada a tener una buena sexualidad, uno de los puntos fuertes de toda relación. Si por el contrario el sexo carece de nuevas experiencias, poco a poco será algo rutinario que acabará por realizarse con menor frecuencia. Por lo tanto con una nula comunicación al respecto.

Falta de libertad sexual en la mujer

Hasta hace tan sólo unas décadas la mujer no podía tener ningún tipo de fantasías sexuales. El papel de ama de casa y esposa no cuadraba con lo que es hoy la mujer actual, ávida de vivir nuevas y placenteras experiencias sexuales. Ahora es consiente de que la comunicación sexual con su pareja es la piedra angular de una buena relación. Cómo todos sabemos era un papel destinado a los caprichos del hombre, gustara o no.

Afortunadamente hablamos de tiempos pasados, pero actualmente la mujer, al igual que el hombre tienen y en muchas ocasiones ven cumplidas sus fantasías sexuales. Por el contrario los hombres, si tenían antes esa especie de “derecho” adquirido para probar nuevas experiencias en solitario. Sin ir más lejos, muchos de ellos supieron lo que es una felación de la mano de bellas escorts. También  realizaron ese sueño tan común de estar con dos mujeres a vez junto a acompañantes.

Pero hoy las parejas intentan reforzar su relación sexual cumpliendo fantasías comunes.

Trio sexual, la fantasía más común

 El trío es sin duda una de las fantasías sexuales que más se lleva a la practica por parejas que desean experimentar nuevas sensaciones placenteras. Siempre desde el consenso y con las ideas muy claras de cómo llevarlo a cabo. Las parejas se decidirán si esa tercera persona debe ser un hombre o una mujer.

trio-sexual

En el caso de ellos, suelen preferir compartir cama y juegos con otra mujer, así no sólo experimentará un placer ofrecido por dos mujeres, si no que tendrá la oportunidad de ver como su propia pareja tiene también relaciones con otra mujer. Para los hombres lo puramente visual tiene gran importancia a la hora de la excitación. Sin duda alguna el hecho de contemplar a dos mujeres desnudas rodeando su cuerpo, le llena de satisfacción. También las mujeres ven en este tipo de tríos la posibilidad de tener por primera vez sexo con una mujer. Una de las fantasías más comunes de ellas. Muchas no se atreven a acostarse con otra mujer y tener sexo lésbico. De la mano de un trío se sienten mucho más seguras. Además, les gusta contemplar a su pareja como practica sexo con otra mujer.

Sin embargo, muchas mujeres prefieren que sea otro hombre el tercero en la realización de un trío. Una de las fantasías eróticas más comunes entre las mujeres. Y es que sólo imaginar el hecho de verse atraída y deseada por dos hombres. Lo cierto es que  la multiplicación de sensaciones placenteras les atrae mucho. En estos casos, muchos hombres también disfrutan viendo como su mujer realiza todo tipo de juegos con otro hombre. Con ellos no suelen tener relaciones homosexuales, pero si les provoca mucho morbo contemplar estas situaciones.

¿Y un poco de bondage?

Desde que la trilogía “50 sombras de Grey”, la novela erótica con mayor índice de lectoras, y su posterior reflejo en el cine. El bondage se ha desmitificado mucho en contra de las opiniones preconcebidas que se tenía de él. Muchas parejas, sobre todo por iniciativa femenina han querido emular ciertas situaciones de la obra. Y es que el universo de sensaciones que puede despertar las fantasías sexuales que en la trilogía se describen se han convertido en juegos que muchas parejas hoy en día llevan a la practica.

bondage

Lejos de un BDSM fuerte y agresivo, en las practicas de bondage ellas consiguen llevar a la realidad fantasías eróticas como es el sentir la dominación de su pareja. Siempre desde un previo pacto donde estará ausente el dolor y las prácticas que puedan suponer una excesiva humillación de la mujer. Para ellos, el hecho de sentirse esos “amos” que imponen las condiciones del sexo, también les estimula de tal manera.Hoy por hoy forman parte de los juegos sexuales de miles de parejas.

El bondage requiere de una comunicación previa, de dotar al encuentro de imaginación, de descubrir nuevas formas y sensaciones sexuales placenteras para ambos. No olvidemos, y aunque pueda parecer mentira, que una de las fantasías eróticas de muchas mujeres es sentirse casi forzada a tener relaciones sexuales con un hombre. En menos grado, algunas les gustaría ser escort de lujo por un día. Estas últimas fantasías, que en raras ocasiones se llevan a la práctica, pueden ser recogidas en el bondage. En él la imaginación juega un papel fundamental.

Sexo en lugares públicos

Tener sexo en un coche, en una playa, en un bosque o en cualquier dónde puedan ser vistos, es también una de las fantasías sexuales más comunes. Muchas parejas quieren así sentirse más desinhibidos y no les importará que también observados.

Conscientes de que puedan ser multados por la policía y dejándose llevar por la pasión, el sexo en lugares públicos les recuerda a muchas mujeres y hombres sus primeros escarceos sexuales. Tiempos  donde ni siquiera tenían una casa donde ir.

Recordar los comienzos de una relación, las primeras sensaciones sexuales y las dosis de romanticismo combinadas con el placer es para muchos hombres y mujeres una constante en sus recuerdos sexuales. De esta manera se convierten con el paso del tiempo en fantasías que se pueden llevar a cabo a la vista de todos. Sólo como anécdota, decir que tener sexo en público suele ser parte de unas vacaciones o de viajes a lugares donde nadie los conozca.

Fantasías sexuales e imaginación

Ver cumplidas pequeñas fantasías sexuales es el verdadero secreto de una relación sexualmente sana. Si ambos miembros de la pareja tienen la capacidad e imaginación de sorprender a su pareja de manera habitual. La convivencia y confianza se verán reforzadas hasta límites insospechados.

No cuesta nada de vez en cuando comprar lencería erótica para una noche especial, o juguetes sexuales, o incluso planear viajes a lugares donde dar rienda suelta a la imaginación. Estos detalles, junto a la con una buena comunicación harán que la complicidad sea el mejor aliado de un sexo sano y sin prejuicios.

En definitiva, las fantasías son la chispa del sexo que todos debemos avivar.