Escorts y Clientes solitarios

Escorts y clientes solitarios

Las escorts y los clientes solitarios se compaginan a la perfección

Las Escorts y clientes solitarios son para muchas personas ajenas al mundillo tan solo chicas a las que es el sexo es lo único que mueve a los clientes a solicitar su compañía. Pero para muchos otros hombres, una cita con una verdadera escort supone algo más que tener placenteras relaciones sexuales.

Disfrutar de su compañía, de sus encantos, poder hablar, charlar tranquilamente y abrirse como hombres a confiar los secretos más íntimos y personales. Sí, es tan sólo buena compañía los que buscan en algunas escorts que se diferencian de la gran mayoría por su empatía, educación. También ponerse en el papel de ellos que de una u otra manera, se sienten solos. Son las escorts de lujo las encargadas de brindarles la compañía más preciada, así como escucharlos, mimarles y darle ánimos en ocasiones.

Y es que estas escorts que se brindan también a acompañamientos, cenas románticas, eventos o incluso viajes. Son chicas que están a la altura de ofrecer la máxima discreción, la más alta educación y por supuesto el saber estar. Algo que no todas las escorts de lujo que se pueden encontrar en un piso o local de supuestas escorts.

El término “escort” diferencia para la inmensa mayoría a las chicas de este nivel. Nunca sin confundirlas con las que se anuncian ofreciendo infinidad de servicios sexuales en tiempos tan reducidos.  Como puedan ser quince minutos o media hora. El justo para que al cliente le practiquen una felación o el llamado sexo rápido.

Las diferencias con las verdaderas escorts de lujo son muchas, y no hablamos sólo de su físico. También de su atractivo personal, sus encantos naturales, su buena conversación y como no, también su sensualidad.

Escorts y clientes solitarios, no tan sólo sexo

Es curioso, y por las experiencias que han tenido las escorts de nuestra propia agencia, que este tipo de clientes, apenas si tienen relaciones sexuales con ellas. Suelen ser durante poco tiempo, pero las citas son de varias horas. En realidad, lo que más les mueve a tener estas citas es charlar, sentirse comprendido y querido y así. Todo en la fantástica compañía de algunas de nuestras escorts. Ellos son capaces de pasar horas y horas disfrutando de una buena charla y una excelente botella de cava.

Pero este tipo de cliente busca la sinceridad, la transparencia entre las escorts que eligen para sus largas citas. Necesitan la compañía de chicas maduras, mentalmente hablando. Les gustan casi no profesionales, sino que a ser posible se dediquen también a otras labores y no estén envueltas en el mundo del sexo de pago al cien por cien.

Clientes de escorts equivocados

Por ello, cuando una de las escorts o chicas de compañía es la elegida por el mismo cliente para pasar horas y horas de excelente compañía sucede que las citas de larga duración se suceden durante meses. Al final lógicamente, y si el cliente también es del agrado de la escort, se crea una cierta amistad que hace mucho más sencillo que las horas pasen placenteramente. El tiempo crea un vínculo muy especial donde el cliente, además de sentirse cómodo quedando siempre con la misma escort, cree que a ella le pasa lo mismo. Por lo que antes o después, no tarda en confundir esa compañía tan especial con una especie de enamoramiento que le lleva a pedirle a la señorita quedar. Bien para ir al cine, cenar, u otras actividades fuera de los lugares donde se suceden las citas. Por supuesto sin pagarle como escort de lujo que es.

De la confianza al rechazo

En nombre de esa supuesta “amistad” y por la cantidad de horas que han pasado juntos, en este tipo de cliente solitario, siempre termina naciendo una especie de derecho a poder estar con la escort como amigos. No entienden  que para ellas el trabajo de escorts, debe estar siempre remunerado, aunque sea para ir a cenar. Finalmente, y ante las negativas de las señoritas que conocen a este tipo de clientes, ellos optan por la vía más infantil. Un camino que no es otro que el de sentirse decepcionado, enfadado y rechazado. Han confundido una amistad natural, que puede surgir en cualquier ámbito de la vida, pero que por lo general en el mundo escort es totalmente distinto.

En busca de otra escort distinta

Después de olvidarse de la acompañante con la que pasó tan buenos momentos, este tipo de cliente que necesita la compañía para apagar su sed de soledad, comienza a buscar a otra escort que también le comprenda y escuche. Con ella se sucederá lo mismo que con las anteriores. Después de citas maravillosas y donde ambos se sienten bien charlando y teniendo sexo; él pasará al estadio donde desea cambiar las normas del mundo escort, queriendo que una de estas chicas, salga con él más o menos como si se tratara de un noviazgo.

La soledad en nuestra sociedad está mucho más presente de lo que pensamos, y hace que los hombres, independientemente de su edad, busquen en las preciosas señoritas a alguien con quienes sentirse bien y que sea partícipe de sus inquietudes, problemas y alegrías. Desean compartirlo todo con una chica, pero la realidad luego les demuestra que la chica en cuestión es una escort de alto standing. Muy difícilmente querrá algún tipo de relación fuera de las horas citadas.