¿Escorts o amantes? Relaciones duraderas

Escorts o amantes, esa es la pregunta, y es que, en muchos casos, una chica se convierte en la única mujer de la vida un hombre.

Las escorts si son ya de por si amantes ocasionales. Chicas que prestan servicios sexuales y de compañía durante una hora, varias o incluso una noche. También entre sus servicios sexuales ofrecen la posibilidad de irse de viaje con clientes que ya suelen conocer.

Pero en algunas ocasiones, es tal la química que se crea entre la escort de lujo y su cliente, que pasa a ser una relación más parecida a la de amante. Sí, son hombres que no desean ningún tipo de complicaciones en su vida, por lo general casados, y que además son “fieles” a la misma acompañante de lujo.

Para ellos no hay diferencia entre escorts o amantes, ya que dedican su vida sexual por entero a una chica en concreto. Con ella se suele crear una excelente relación, una buena química que le hace siempre que le es posible llamarla para disfrutar de su compañía. Sea sexual o no.

Saben que no corren el mismo riesgo que tener una amante tradicional. Algunos por propia experiencia conocen los peligros que pueden plantearse con otro tipo de mujer. Y este perfil de cliente de escorts de lujo no desea romper su matrimonio, en la mayoría de los casos debido a sus hijos. Resaltar qué, en el ámbito sexual, la relación con su pareja es casi nula, sólo en ocasiones especiales, y sobre todo decadente. Pero ellos necesitan más estímulos en su vida, y solo las escorts de lujo pueden proporcionárselo.

Hombres fieles a una sola escort 

Este perfil de cliente de sexo de pago suele tener un alto poder adquisitivo. No les importa pagar por la compañía de la chica de compañía elegida horas y horas. También, pero con mucha discreción, suelen salir a cenar, a tomar algo por lugares que no le reconozcan. Y por supuesto al Teatro, al cine, a la Ópera. De ahí que soliciten siempre compañía, y si después hay tiempo para sexo, mejor que mejor. En el terreno sexual, ellas se entregan y no es necesario preguntar si fingen las escorts. Con el tiempo el grado de compenetración aumenta, y también el placer.

escort-y-amante

Son hombres solitarios, por mucho que vivan en familia, que buscan en una determinada escort de lujo las características que debe tener su mujer ideal. No diferencian si son escorts o amantes, ya que para ellos el dinero no es lo importante. Sino la educación y sobre todo la discreción.

Como decíamos, no desean tener ningún tipo de problemas que altere su vida cotidiana, social o familiar, por lo que para ellos no importan si son escorts o amantes. Siempre que no haya un compromiso, estarán tranquilos y seguros.

Escorts de un solo cliente

Ninguna escort de lujo se limita a tener relaciones sexuales con un solo cliente. Pero sí es cierto que muchas, una vez retiradas, no renuncian a mantener este tipo de relaciones con clientes “fijos” como ellas denominan.

Algunos de ellos que mantienen esta estrecha y habitual relación, si les piden que dejen su trabajo de escorts de lujo. A cambio ellos les pagarían una cantidad fija al mes. Pero a cualquier acompañante de lujo que le guste su trabajo, no acepta esas condiciones jamás. ¿El motivo? es que se es escort o amante, pero jamás sin renunciar al placer de conocer a más hombres.

Por este motivo, con el paso del tiempo, ellos no aceptan el trabajo que desarrollan estas chicas. Y la relación termina por romperse. Sin embargo, en otras ocasiones dura años y años. Se llega a tener una gran amistad, sin la necesidad de que ellas dejen su trabajo como escorts de lujo.

Relaciones duraderas en el tiempo

El simple paso del tiempo, las continuas citas y las escapadas de viajes juntos, crean un nexo con el que ambos, cliente y escort de lujo se sienten cómodos.

Indudablemente surge una relación de cariño, de amistad, pero ojo, nunca sin mezclar los sentimientos.

El corazón es el único órgano que no debe entrar en juego en este tipo de relaciones, se confundirían los términos escorts o amante en el sentido más tradicional.

Decíamos que por lo general suelen llegar a ser ellos los que terminan la relación. A pesar de que les cueste hacerlo. Pero es que por mucho que deseen comprender que son escorts de lujo y están también con otros clientes, no les termina de convencer.

Las conocieron como escorts de lujo, no como amantes

 

escort-de-lujo

Lo paradójico de estas situaciones es que ellos ya las conocieron en su faceta de escorts de lujo. Pero a pesar de ello, desean que dejen de ejercer.

Las propuestas para ello pasan por, desde pagarles un sueldo, alquilarles un piso y correr con todos sus gastos.

Esto hace unos años, existía. Muchas mujeres dejaban de ejercer viviendo esa supuesta cómoda vida, como “mantenida”. Pero hoy en día la mujer afortunadamente, quiere y es independiente. Por lo que se puede ser escorts o amantes, como quieran llamarlo aquellos que tienen con ellas una relación continua y duradera.

Carla Mila

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0/5 (0 Reviews)