Escorts maduras en Madrid. La otra cara del morbo.

Las escorts maduras en Madrid también forman parte de la gran oferta de mujeres que ofrecen sus servicios servicios sexuales.

Muchos amantes del sexo de pago, prefieren a escort de una cierta edad para sus citas sexuales o de compañía. Y es que no todo son jovencitas de esbeltos cuerpos y que según ponen en sus anuncios, ofrecen mil y un servicio. Las escorts maduras, por el contrario, son mucho más serias a la hora de cumplir verdaderamente con los servicios que dicen hacer. Para muchos eso ya es un motivo de credibilidad, seriedad y confianza. Además, otros clientes, debido a su propia edad, prefieren mujeres experimentadas, más cercanas a su edad y con quienes cumplir sus deseos más eróticos.

Sin embargo, para muchos clientes de escorts en Madrid, las maduras son algo que les provoca mucho morbo. Hablamos de clientes jóvenes, que acuden a los servicios que prestan las escorts maduras atraídos precisamente por un morbo muy especial. Ya cansados de escorts de su edad, solicitan citas con acompañantes mas mayores que ellos. Quieren saber y sentir cómo es el sexo con una mujer que en ocasiones podría ser su madre. Es que el morbo y la curiosidad, son, en definitiva, los dos grandes factores que mueven el mundo escort en Madrid.

escort-madura-madrid

Morbo y curiosidad

Pensamos siempre que los clientes de escorts de lujo en Madrid son hombres adinerados, pero nada más lejos de la realidad. Existe un perfil muy importante de hombres jóvenes que gastan considerables cantidades al mes en citas con escorts. Unos porque aún viven con sus padres y manejan su sueldo entero a su antojo. No tienen grandes gastos y son las escorts su verdadera perdición. Otros que ansían desde muy jóvenes experimentar todo lo que puedan de las relaciones sexuales, y aquello que no consiguen realizar con amigas o novias, son los grandes a atractivos que les ofrecen las escorts de Madrid.

En el caso de las escorts maduras, se unen todos esos denominántes comunes, por lo que son objeto de deseo tanto de hombres maduros, como de jóvenes. De ahí que son en multitud de ocasiones las preferidas de muchos clientes habituales de escorts.

La experiencia de las escorts maduras

La experiencia que puede obtener una mujer al cabo de los años es sin duda alguna superior al de una jovencita que acaba de empezar a ofrecerse como escort en Madrid. Por lo general, los servicios que realizan, los hacen con verdadera maestría, algo que enloquece a muchos hombres y parejas. Ser madura no es sinónimo de no ser atractiva, y muchas de ellas superan con creces a las más jóvenes en cuanto a presencia, cuidados, cuerpos maravillosos y pocas operaciones. Saben además como tratar a los hombres para que caigan rendidos a sus pies, y no suelen ser frías, sino todo lo contrario.

Acompañantes con agradable conversación

Ese es uno de sus puntos fuertes, todo lo que precede al sexo puro y duro. Y es que las escorts maduras suelen siempre ofrecer un trato especial, mucho más directo, más cálido. No como otras escorts jóvenes que apenas saben que decir. Por esta razón son ideales para largas citas, donde no haya prisa, y que el cliente pueda también disfrutar de su compañía. En algunos casos siempre con la misma, con la que tiene un sexo frecuente.

No es de extrañar que muchos hombres se decantan por las escorts maduras de Madrid debido precisamente a su edad. Si desean salir a cenar, o tomar una copa, saben que con una escort madura no será el centro de atención. La cita será mucho más discreta en todos los sentidos. Mientras que, si la invitada es una escort demasiado jovencita, será por el contrario el centro de miradas indiscretas.

Si ya de por sí la mayoría de los clientes de escorts de Madrid velan por la privacidad, que menos que pasar desapercibido en compañía de una elegante escort madura de Madrid.

¿Con cuántos años se consideran escorts maduras?

Pues en este mundillo, donde lo que abundan son chicas entre los 18 a los 30 años, casi todas las que pasan de esa edad, se anuncian como escorts maduras. Un poco incomprensible, ya que una mujer de treinta y tantos o cuarenta y tantos, no es ni mucho menos madura. Si, es mucho más responsable y más cabal, pero el término madura, parece casi denigrante para estas chicas.

Otras prefieren usar la abreviatura en inglés, MILF, para así atraer a más clientes. Refuerza su condición de escort “madura” y su traducción literal sería, “Madre que me follaría”, independientemente si ellas tienen o no hijos.

escort-madura-y-ciente

Maduras, discretas y educadas

Es ese morbo, del que hablamos al principio, el que despiertan para muchos hombres las escorts maduras de Madrid. De las que muchos hombres son atraídos de tal manera que se convierten en clientes asiduos de la misma acompañante. En ellas encuentran comprensión, saber escuchar, un trato diferente, al fin y al cabo. Por lo que nos volvemos a reiterar en la idea de que existen muchos hombres verdaderamente solos, a pesar de vivir en familia. Las escorts maduras llegan a ser más que una chica con la que tener sexo, sino que se convierten en confidentes, cómplices, consejeras, buenas amigas, y por supuesto, en las amantes perfectas.

Escorts casadas en Madrid

Pero por si fuera poco la edad, el hecho de que hayan sido madres también provoca morbo y curiosidad. Muchas de ellas utilizan el reclamo de que están casadas, a pesar de que no lo estén Algo que abunda en los anuncios de perfiles bajos de escorts que reciben en sus propios domicilios particulares. Sí, para muchos despierta también el morbo de estar con la mujer de otro. Es algo que razonablemente no tiene ninguna explicación, pero si esos adjetivos sirven para conseguir clientes, por algo será.

En algunas webs de agencias de escorts, tienen un apartado sólo para escorts casadas. En ellas podemos leer la descripción de cómo es la acompañante, pero no se exhiben fotos de ningún tipo.

A nuestro entender las escorts maduras, tienen un público muy abierto, que va desde hombres de su edad, a otros más jóvenes. Pero por si acaso la edad no fuera suficiente reclamo, el hecho de ser madre o casada, parece que despierta más morbo aún. Sea o no verdad.

Carla Mila

 

5/5 (1 Review)