Escorts estafadas y clientes desaprensivos

Las escorts estafadas por algún cliente, no son la inmensa mayoría. Además de tener que sufrir a clientes maleducados, estos intentan no pagar.

Escorts estafadas en las grandes capitales, como Madrid, suponen una minoría, pero a casi todas, algunos clientes lo han intentado con ellas. La que más o la que menos a sufrido las consecuencias de hombres que se han aprovechado de su buena fe, para no respetar su labor como trabajadoras sexuales. Ejemplos cómo no pagarles sus servicios una vez realizados son muy comunes desgraciadamente. De ahí que la inmensa mayoría de las escorts de Madrid o de Barcelona cobren por adelantado. Pero en muchas ocasiones les parece demasiado frío. Es un momento tenso para ellas, y cometen el error de que cuando se vayan a marchar, el cliente les pague la pactado.

Sin embargo, las escorts estafadas, no sólo son por no cobrar directamente. Muchos hombres salen un momento del apartamento concertado con mil excusas, y nunca más se supo de ellos.

Aprovecharse del trabajo sexual de escorts que en muchas ocasiones no tienen otro tipo de ingresos, es más que deplorable.

Las mil y una maneras de estafar a una escort

En estos tiempos, mucho más frecuente que en años anteriores, un tipo especial de clientes, tienden a desentenderse después de la cita ya pactada por una cantidad acordada.

  • “Pensé que era menos y no admites tarjeta”
  • “No me has hecho este servicio, por lo que pagaré menos”
  • “Sólo tengo este dinero, pero te puedo pagar en dólares”
  • “La encargada de la agencia me dijo otra cantidad inferior”
  • “No te preocupes, ahora mismo te hago una transferencia”
  • “Te lo abono con PayPal”
  • “Ahora busco un cajero y seguimos”
  • “Como mañana te llamaré otra vez, ya te lo pago todo junto”
  • “Ya hice el pago a la agencia”

cliente-estafador-y-escort

Y un sinfín de frases hechas que hacen que las escorts estafadas se sientan hundidas en esos momentos por las actitudes de quienes realizan estos actos.

¿Y qué se puede hacer?

La experiencia nos dice, que ya se puede dar por perdido el dinero que se le debe a las escorts estafadas. Pero una gran mayoría saca el carácter fuerte que toda mujer lleva dentro, y no hay nada mejor que amedrentarle con gritos, insultos y en definitiva montar un escándalo.

Si la situación se produce en un apartamento concertado, las llamadas escorts estafadas saben que el personal de dichos edificios le podrán echar una mano. Y es en un Hotel, pasará lo mismo. Lo que menos desean sus trabajadores es escuchar escándalos en las habitaciones. Por lo que interesa mediar tanto con la escort como con el cliente para encontrar una solución.

Y ya si las escorts estafadas son en domicilios, dependerá de lo que le importe al cliente que ellas no quieran salir sin cobrar. A la mayoría les puede molestar que los vecinos se enteren, pero a otros, les trae sin cuidado.

Escorts estafadas y redes sociales

Por lo general, las redes sociales se hacen eco de la identidad de estos clientes estafadores. Comentan el nombre por el que se hacen pasar, sus características físicas, y su manera de actuar para estafar a las escorts.

También muchas webs de anuncios y foros publican los casos, para que el resto de chicas de compañía estén atentas.

Fue muy sonado el de un hombre joven, que citaba a las escorts de Almería y Granada, para pasar la noche con ellas. Al amanecer, ya tenía la habitación pagada y el equipaje en el coche. Mientras las chicas escorts inocentemente se duchaban, para después cobrar, él ya había desaparecido de las instalaciones hoteleras.

Por supuesto no lo hizo ni una ni dos veces, sino tantas que se consiguió una foto de él que se publicó por todas las redes sociales.

Escorts engañadas.

Además del dinero no pagado, ahora más que nunca los clientes, cuando ya están junto a las escorts, intentan regatear al máximo la cantidad a pagar. Como si las crisis económicas justificaran estas situaciones. Es esos momentos cuando las escorts se encuentran en un aprieto. Si son independientes harán lo que ellas mismas deseen, pero en el caso de las escorts de lujo de agencias, no tienen más remedio que darse la vuelta.

Un precioso tiempo perdido, que podrían haber sido fructífero con algún otro servicio que les podría haber surgido. Y más a las escorts en Madrid, donde las distancias no son precisamente cortas y el tráfico es un infierno.

No se puede regatear con el trabajo sexual, al igual que a nadie se le ocurre hacerlo en otros sectores.

Escorts estafadas. Los abusos en los servicios

Muchas escorts cobran suplementos por ciertos servicios sexuales. Algunas por el sexo anal, otra por la eyaculación facial o corporal, o incluso por la llamada garganta profunda.

Esto siempre queda claro antes de que la cita comience. Pero ellos, con tal de salirse con la suya y ya al final de los encuentros, se las arreglan para eyacular dentro de su boca.

Si, algo que además de ser peligroso para las acompañantes, las deja con un sentimiento de frustración que ningún dinero del mundo les compensaría.

Al igual ocurre con los que más obsesión tienen por eyacular sin preservativo. Intentan una y otra vez engañar a la escort comentando que le hace daño, pero ellas no cederán jamás a que sea un coito sin medidas. Aún así lo intentan, y cuando la chica ya se cansa de que intenten engañarla, decide dar por terminada la cita.

escort-estafada

Estos sólo son algunos ejemplos, pero evidentemente hay muchos más para que las chicas que trabajan en sexo de pago se sientan como escorts estafadas.

Los clientes estafadores son una minoría

No sería justo terminar sin comentar antes, que este tipo de clientes suponen un pequeño tanto por ciento de los hombres que tienen relaciones con escorts.

La gran mayoría, pueden tener rarezas, pero en el fondo son grandes caballeros que respetan a la mujer en general, y a las escorts de lujo en particular.

Algunos verdaderamente se desviven porque todo esté a gusto de ellas. Que se sientan también cómodas a su lado. Y crear el clima perfecto para un encuentro donde los dos gozarán y cumplirán sus fantasías eróticas

Como en la misma vida, hay de todo, pero reafirmamos que los que engañan, o al menos intentan hacerlo con escorts, son muy pocos en comparación con el resto.

Muchos incluso desean compartir el máximo tiempo posible con las chicas escorts, y no sólo teniendo sexo, sino disfrutando de su compañía. Por ello las invitan a cenar, a ver algún espectáculo, pasar la noche con ellas o irse juntos de viaje.

Carla Mila

 

 

1/5 (1 Review)