ducha-erotica-sexo-bajo-el-agua

Ducha erótica. Sexo bajo el agua

La ducha erótica puede ser el mejor de los preliminares para una relación sexual. Es estimulante y muy sensual.

Una ducha erótica no deja de ser para muchas parejas el primer paso para comenzar una buena relación sexual. El placer de ducharse juntos, enjabonarse el uno al otro, y dejar caer el agua bajo sus cuerpos, es sin duda una gran experiencia. Pero siempre con cuidado. La ducha o la bañera no dejan de ser lugares resbaladizos y la humedad puede provocar algún accidente. ¿Estimulante? Mucho. ¿Precauciones? Todas. Y si la mayoría de los platos de ducha suelen tener agarraderas, hagamos uso de ellas. Al menos uno de los miembros de la pareja, mientras que él o ella, podrá agarrarse con cuidado al cuerpo de su pareja.

 

Salir de la rutina sexual. Una buena ducha erótica.

Siempre insistimos que el hecho de buscar variantes nuevas, posturas, sensaciones o dejar volar la imaginación, es la base de una buena relación sexual. Algo que aumenta más la relación de pareja. La ducha erótica aporta confianza y seguridad entre ambos. Para muchas parejas, el ducharse juntos es algo novedoso. Pero el tener relaciones sexuales en la bañera o bajo la ducha, puede ser toda una experiencia que sin duda repetirán asiduamente.

El agua es quizá el elemento más estimulante de la naturaleza. ¿Quién no ha soñado alguna vez en adentrarse mar adentro acompañado de su pareja? Un sueño que cumplen muchas parejas durante sus vacaciones. Y si es de noche, casi mejor. Por ello la ducha erótica no deja de ser una de las situaciones sexuales que más excitan tanto a ellas como a ellos.

Masajes bajo el agua

El simple hecho de dejarse enjabonar por tu pareja es ya de por sí el mejor de los preliminares. Si con ello estimula tus zonas más erógenas, supondrá el comienzo de una buena relación sexual. Pero si se deja para el final, también podrá suponer un “volver a empezar” sexualmente hablando.

A las mujeres les gusta que sea su pecho, su espalda y su nuca las zonas donde se centren masajes eróticos, mientras que ellos disfrutan con caricias por el cuero cabelludo, la espalda también y por supuesto los genitales. El placer de que le realicen una felación bajo el agua es para muchos algo doblemente placentero. Al igual que la mujer, que después del coito bajo chorros de agua templada, quedarán exhaustas de placer.

Masturbación en baños de espuma

A diferencia de ellos, a las mujeres les gusta jugar solas con su cuerpo en un excitante baño de espuma. La intensidad de los chorros de agua, con mucha presión, sirven para estimularse junto a divertidos juguetes eróticos. Ellas saben disfrutar de un tranquilo pero estimulante baño de espuma o de una placentera ducha erótica. Así, como alternativa a la pérdida de flujos vaginales en contacto con el agua, existen una variedad de lubricantes que harán aún más intensos sus orgasmos.

 

ducha-erotica

Una música relajante, unas velas aromáticas, una copa de vino o de la bebida que más les guste y la tranquilidad y privacidad necesaria. Todo ello hacen de un baño con espuma y esencias, uno de los momentos de placer que ellas como nadie saben aprovechar.

Por el contrario, el hombre no suele darse este tipo de baños ni de duchas sexuales. El agua por sí misma no les estimula tanto como a las mujeres. No son situaciones que le provoquen la excitación si no es en compañía de una mujer. Sus masturbaciones, por aquello de tener siempre un contacto visual, suelen tener lugar contemplando fotos o videos eróticos.

Pero el verdadero sueño de mantener una ducha erótica con una mujer, suele ser el hecho de disfrutar de la compañía de escorts de lujo. Ellas saben como nadie hacer de la ducha el mejor lugar de una casa para estimular sensaciones doblemente placenteras para sus clientes.

Higiene y placer en la ducha erótica

La mayoría de las escorts ofrecen entre sus servicios la ducha erótica. Además de provocar una gran estimulación masculina, es una manera de comenzar unos preliminares sensuales y cercanos. Pero para ellas lo realmente importante es el sentido higiénico que conlleva una buena ducha erótica.

sexo-con-escorts

Geles apropiados y masajes por todas las zonas del cuerpo de sus clientes, hacen que se consiga una mayor higiene. Algo que les preocupa mucho por el miedo a infecciones y también por evitar los malos olores que muchos hombres adquieren a lo largo del día. Máxime si las citas con las acompañantes son de noche, ellos acaban de llegar de viaje, o no han tenido la posibilidad de asearse en condiciones antes del encuentro.

Por ello el servicio de ducha erótica, cumple más objetivos que los propios del placer en sí. Ya que, a cualquier mujer, sea o no escort, le gusta tener relaciones sexuales, con un hombre bien limpio.

¿Ducha erótica o baño de espuma?

No es necesario elegir una de las dos opciones si tenemos la posibilidad de disfrutar de ambas.

La ducha es el lugar más seguro y quizá más cómodo para adoptar casi cualquier postura sexual. Se puede realizar, además de múltiples de juegos eróticos, el coito en casi todas las posturas. Pero siempre con cuidado. Los platos de ducha son resbaladizos y es aconsejable que el hombre se agarre bien a cualquiera de los puntos de sujeción dispuestos. Será entonces cuando la mujer pueda confiarse y actuar sexualmente abrazándose al cuerpo de él. Y por lo tanto poder practicar casi todo tipo de relaciones sexuales. Bien como preliminar, como una vez finalizada la relación en la cama.

Por el contrario, la bañera o jacuzzis son lugares que no disponen de paredes cercanas que nos den confianza y seguridad. Sin embargo, un baño de espuma relajante de ambos, también es tan estimulante como la ducha erótica. Las piernas de la mujer pueden casi “abrazar” el cuerpo de hombre, quedando ellas en una posición privilegiada para sentir el tacto masculino. O si los dos lo prefieren, puede ser al contrario, recostándose ella sobre él.

Propiedades del agua en sexo

El hecho de plantearse relaciones bajo una estimulante ducha erótica, nos hace segregar mucha más adrenalina de lo normal. Algo que contribuye a la excitación, pero también como hemos mencionado antes, a la pérdida de flujo vaginal. Tener preparado geles especialmente diseñados para ocasiones como esta, aumentará el placer.

También con el vapor producido por el agua caliente, los poros de nuestra piel se abren, con lo que aumenta aún más la sensibilidad de nuestros cuerpos.

En definitiva, disfrutar de una ducha erótica se puede convertir en un gran descubrimiento en las relaciones de parejas que aumentará la seguridad en sí mismos. También estrechará los lazos conyugales y la manera de entender mejor el sexo.