Consentimiento sexual. Clave de la diversión en el sexo

El consentimiento sexual no deja de ser el resultado de una comunicación de la pareja sobre lo que uno de ellos desea o no. No respetarla será siempre negativo para la relación.

Llamamos consentimiento sexual a aquellas posturas, técnicas, maneras, incluso servicios de escorts en las que ambos miembros de la pareja, deciden de mutuo acuerdo llevarlas a la práctica.

En realidad, se trata de una actitud y respeto a las personas con la que se mantienen relaciones sexuales de manera habitual o esporádicamente, donde el intentar saltarse los límites establecidos es causa de un fracaso sexual.

Siempre desde aquí hemos hecho gran hincapié en la necesidad de la comunicación en la pareja. En hablar antes de probar nuevas experiencias o de tener siempre claro qué le gusta a una mujer y que no. El buen sexo se basa en multitud de factores, desde regalos eróticos,  de todo tipo, la imaginación y la confianza. Pero sin duda alguna el consentimiento sexual no deja de ser una de los más importantes. El respeto mutuo debe estar siempre por encima de todo, y dar las cosas por sentado, es sin duda un gran error.

Consentimiento sexual y bondage

Desde hace unos años el denominado bondage pasó a formar parte de la vida sexual de muchas parejas. Para muchos algo totalmente desconocido, para otros un acercamiento al BDSM. Pero lo cierto es que es quizá sean en las técnicas sexuales que se ponen en practica donde es mas necesario el consentimiento sexual.

Una cosa es querer dar unos simples y nada dolorosos azotes, y otra muy distinta utilizar algún objeto contundente y hacer daño. A muchas mujeres no les importa qué, durante los momentos más álgidos de las relaciones sexuales, sientan unas palmadas en sus nalgas. Es un error de muchos hombres creer que a las mujeres les gusta siempre sentir dolor en su culo. Un claro ejemplo de lo que es una falta de consentimiento sexual.

Por extensión, el mundo del bondage, debería está repleto de consensos. Pero por desgracia, existen demasiadas confusiones que hacen que muchos hombres crear y por consiguiente actúen sin un consentimiento sexual previo.

El simple hecho de que una mujer sea atada o esposada puede provocar una situación sexual atractiva y excitante para los dos. Pero ir más allá y no dejarla libre cuándo lo solicita, puede ser el motivo de una crisis nerviosa. Lo peor que puede suceder en una relación sexual.

bondage-sin-consentimiento

Sexo oral y sexo anal

El sexo oral no es nada extraño dentro de la sexualidad de una pareja. Por decirlo de alguna manera, no precisa de un consentimiento sexual previo, ya que a todo hombre le encanta que su pareja introduzca su miembro en la boca.

Siempre es excitante para ellos que jueguen con su miembro a base de lametones y sentir los labios de ella mientras la chupa. Pero desgraciadamente la influencia de la pornografía ha puesto de moda que el semen acabe dentro de la boca de la mujer o en su cuerpo o cara. Para muchas mujeres, que les pilla por sorpresa el hecho de que eyaculen de esa manera sin un previo consentimiento sexual, es comprensible que sea motivo de enfado.  Y es que hay que entender que no a todas les gusta ni el sabor del semen ni que su cara se vea salpicada por él.

Otros hombres, cuya obsesión es practicar sexo anal, no comprenden que la zona del ano y el recto de la mujer no lubrica de la manera que hace su vagina. Pero a muchos parece no importarles, y entre juegos y preliminares, intentan casi forzando la situación, convencerles de que les dejen practicar sexo anal sin tan siquiera un cierto consentimiento sexual.

sexo-anal

No parecen entender que el sexo anal no es para la mujer algo que pueda decidir tan libremente. Necesita de cierta preparación tanto mental como física. Intentar que sin excitar ni lubricar la zona pueda ser penetrada, es casi imposible en la mayoría de los casos.

Servicios sexuales de escorts

Si algo de lo que informan con detalle las escorts de Madrid, son los servicios eróticos que prestan. Y rotundamente dicen “no” a aquellos que no practican. Pero desgraciadamente estas informaciones no les sirven a muchos hombres que solicitan su compañía.

sexo-con-escort-madrid

Ellas, que son transparentes y claras al respecto, si son víctimas de actos de muchos clientes que sin un previo consentimiento sexual intentan realizar.

El francés natural que suelen realizar casi todas, es siempre un peligro. La inmensa mayoría no quieren que desconocidos eyaculen en su boca. Lo dejan claro, pero esto no les salva de que muchos terminen agarrando su cabeza y eyaculen dentro.

Por supuesto, saltarse ese consentimiento sexual, da como resultado el fin de la relación y el enfado de las escorts.

Lo mismo ocurre con aquellos que desean besos pasionales desde el comienzo. Toda buena escort de Madrid necesita que se cree una cierta química antes de dar besos pasionales. Pero ellos no parecen entenderlo. Y es que contratar los servicios de una escort no da derecho a realizar de todo.

Por todo lo anteriormente expuesto, apoyamos la triste frase que sirvió como clamor antes violaciones grupales. “No, es no”.

Carla Mila

5/5 (1 Review)