¿Cómo excitar a una escort? Consejos para ellos

Excitar a una escort, para tener un encuentro pasional, y donde ella se sienta cómoda, depende del comportamiento de sus clientes.

Saber excitar a una escort, como a todas las mujeres, es clave para quienes les gusta el sexo de calidad. Si alguno piensa que ellas no sienten placer en sus encuentros, está equivocado, ya que ellas no son de piedra precisamente. Son chicas abiertas a tener también experiencias sexuales placenteras. Desean crear una buena química en cada cita e intimar todo lo que sea posible para que la relación sea intensa sexualmente hablando.

Miedo a no saber excitar a una escort

Sin embargo, entre los clientes de escorts, existe un determinado porcentaje que no saben como excitar a una escort. Piensan que ellas tienen una gran variedad de encuentros sexuales, por lo no siempre desearán gozar de todas las citas. Pero eso se podría pensar de chicas de piso o locales, que si tienen sexo de manera diaria varias veces, pero no de nuestras escorts de lujo de Madrid.

Además, el tiempo de disfrutar del sexo con una escort es muy diferente entre estos dos sectores diferentes de chicas. Pero también son muy distintos los tipos de clientes. El hombre que acude a un local o piso, desea un sexo lo más rápido y placentero posible en el menor tiempo posible. No se preocupa cómo excitar a una escort. Sin embargo, todo cambia en una cita con escorts de lujo como las de nuestra agencia.

Chicas de piso y escorts de lujo

En el primero de los casos, poco importa si la chica goza o no de la relación. Pero en segundo tipo de citas, donde hay todo un ritual de seducción y deseo, el miedo a no saber cómo excitar a una escort suele surgir.

La buena comunicación, el saber estar de las escorts de lujo, y algunas indicaciones simples, bastan para dirigir al cliente para conseguir llegar a la excitación. Ellas saben sutilmente comunicarles todo lo que les gusta, ya que cómo decíamos a las escort de lujo les gusta disfrutar de cada cita.

Muchas nos hacen partícipes de la inexperiencia de muchos hombres a la hora de excitar a una mujer. Por lo que no les extraña que, en caso de hombres casados, sus propias mujeres, tampoco sean unas virtuosas del sexo.

A pesar de estar en el Siglo XXI, el sexo para muchos hombres, sigue siendo una asignatura pendiente. El hecho de no saber como excitar a una escort no es sólo cuestión de que quieran o no. Ya que muchos cuando lo intentan, se nota su conservadurismo en cuestión de relaciones sexuales. De hecho buscan sexo con escorts maduras de las que creen que aprenderán sin problema. 

Caricias en las zonas más erógenas

El hecho de recibir tocamientos en determinadas zonas, no es manera para excitar a una escort según creen muchos clientes. Y es que como en todo hay maneras y maneras. En esto ha hecho mucho daño el cine porno, donde acostumbramos a ver a hombres que de manera brusca agarran el pecho. O ponen con fuerza la mano en los genitales de las chicas, y les quitan la lencería casi a tirones.  Pero todo ello, lejos de excitar, lo que provoca es todo lo contrario, una sensación que les produce rechazo y consecuentemente falta de ganas de tener sexo.

Ellas por otro lado plantean siempre el encuentro desde la más clara actitud GFE, donde si se dan cita los besos, las suaves caricias y delicados masajes. Algo que a cualquier cliente le encanta, pero no todos son capaces de emular lo mismo con ellas.

preliminares-sexuales-con-escort

Las zonas erógenas de una escort no son diferentes a la de cualquier mujer, de ahí que a veces echen en falta un poco más de dulzura y ternura, tal y como ellas ofrecen en los preliminares sexuales.

Pero hagamos un recorrido por todas esas zonas del cuerpo femenino y como excitarlas correctamente.

Labios. Besar y ser besadas

Si precisamente hay algo que actualmente realicen las escorts de lujo dentro de sus servicios, es besar. Pero no de buenas a primeras. Hay que dejar un tiempo para que se genere esa buena química que permita el deseo tanto de besar como de ser besadas. Muchos hombres quizá adelantan este momento de manera incontrolada. Primero por las ansias de besar sin que hayan pasado siquiera unos minutos. Segundo por la brusquedad. También por incluir pequeños mordiscos en labios o incluso lengua.

Pero esto lo que provoca es un mal comienzo. Besar, al fin y al cabo, es lo que más hacemos en cualquier relación sexual. Es nuestra vida privada o en la compañía de una escort. Es la mejor vía de comunicación entre un hombre y una mujer. Con los besos se transmiten los deseos, las sensaciones e incluso marcan el ritmo del encuentro.

Junto con las escorts de lujo se puede ir un poco más allá, generando sensaciones placenteras únicas y novedosas. Como es el hecho de compartir un hielo hasta que se funda en las bocas de los dos, o incluso degustar juntos algunos alimentos como fresas, frutos exóticos o incluso helado.

Y también en el cuello y espalda. Claves para excitar a una escort

Los besos pueden ser los protagonistas de un sexo de calidad. Además de los labios, cualquier zona del cuerpo de la mujer puede ser objeto de excitación a través de unos besos adecuados. De hecho, la zona del cuello y de la nuca, en multitud de ocasiones pasa inadvertida para los hombres. Pero aquellos que conocen el secreto de como besar esas partes, pueden conseguir de manera mucho más rápida excitar a una escort y por consiguiente que la relación tome un buen rumbo.

Ellas suelen besar el cuello de sus clientes, lo que ya de por si es una buena pista para que los clientes de escorts hagan lo mismo. Nada más sensual que retirar el cabello de una mujer para dar paso a excitantes y dulces besos pasionales y pequeños lametones. Y de ahí, al contacto con los labios, mientras las caricias afloran. Toda una buena manera de cómo comenzar a excitar a una escort.

escort-excitada

Acariciar el pecho y pezones con naturalidad

Si hay algo que puede incomodar a una escort, o en general, a cualquier mujer, es que de buenas a primeras les agarren con fuerza el pecho. Así en frío, duele. Y mucho más de los que muchos hombres puedan pensar. Una vez más las escenas del cine porno no son buenas consejeras, ya que el agarrar los senos sin un previo comienzo de los juegos sexuales es altamente desagradable.

La buena química que debe siempre crearse en un encuentro con una escort, requiere de unos comienzos donde la sensualidad sea la protagonista. No por besar a los dos minutos, ni por coger con fuerza cualquier parte de sus cuerpos, lograrán mejor sexo y ni mucho menos, excitar a una escort. Sino todo lo contrario, que ella esté deseando que pase el tiempo lo antes posible para que la cita se termine.

El caso de acariciar el pecho es bien sencillo. Simplemente basta con ser delicado a la hora de quitarle la parte superior de su lencería erótica, acariciarlos suavemente poco a poco. No dejar por ello de besarlos, y cuando los pezones están excitados, besarlo en forma de círculos e incluso mordisquearlos suavemente.

Muchas de las escorts son extremadamente sensibles a estas caricias y besos siempre que se hagan de manera correcta, e incluso pueden llegar a alcanzar su primer orgasmo con estas estimulaciones.

masaje-pecho-escort

Zonas altamente erógenas, el clítoris y la vagina

Si para el hombre es el pene y los testículos la zona de su cuerpo más erógena, no cabe duda que también la zona genital es altamente sensible en la mujer. De ahí que tanto el clítoris, como la vagina pueden ser estimulados para excitar a una escort o a cualquier mujer.

En los preliminares también es importante acariciar el clítoris de manera suave, sin caer en la tentación de introducir dedos en ningún momento. Si la escort aún no está excitada, resulta doloroso por la falta de lubricación, además de no ser del agrado de muchas. Más erótico es besar primero los muslos, concretamente su parte interna, mientras no se deje de acariciar su cuerpo. Estos minutos que un hombre puede dedicar a llegar con sutileza a la zona más delicada del sexo femenino, pueden ser claves para excitar a una escort y disfrutar de un encuentro de ensueño.

excitacion-sexual

A la mayoría de ellas, si no ven problemas evidentes de falta de higiene, no les importa que ellos besen su clítoris, siempre de manera sutil, poco a poco al principio, para después ir aumentando el ritmo y la intensidad. Enseguida el hombre se dará cuenta de como el cuerpo de la mujer se va excitando. Este puede ser el punto de partida para proponer posturas, como puede ser el caso del 69, o de otras donde ella también desee besar y lamer el pene del cliente. O para muchas otras escorts, la antesala del coito. Pero lo que si está comprobado que excitar a una escort tiene mucho que ver con el comportamiento del cliente en las zonas más erógenas de la acompañante de lujo.

Carla Mila

 

5/5 (1 Review)