Cambio de rol sexual. Escorts Madrid e imaginación

El cambio de rol sexual no deja de ser esa chispa que aviva las relaciones sexuales. Con una escort de Madrid siempre es muy placentero.

A muchos hombres no sólo les encanta disfrutar de los encantos de nuestras escorts en Madrid. Ya no se limitan a tener con ellas las relaciones más tradicionales como puedan ser, el sexo más convencional. O en su caso disfrutar de los servicios eróticos que ellas les brindan. Es el cambio de rol sexual con lo que verdaderamente gozan, y son con las chicas escorts que ya conocen con las que se lo pasan realmente bien. Pero sin olvidar aquellos que son más demandados, cómo pueden ser el sexo oral, la corbata francesa, o el sexo anal.

El cambio de rol sexual permite una serie de momentos realmente vivos de imaginación, que, al fin y al cabo, es el verdadero motor del mejor sexo. Sin en las relaciones sexuales, no se les pone un poco de sal y de pimienta, sólo serán eso, fuente de placer, pero monótono. Tanto como si es con la pareja o con las escorts de Madrid.

¿Qué es el cambio de rol sexual?

Resumiéndolo en pocas palabras, el cambio de rol sexual no deja de ser un intercambio de los papeles del hombre para sentir como mujer y viceversa. Es decir, muchos, que no necesariamente homosexuales, quieren ir un pasó más allá de lo comúnmente establecido y probar sensaciones nuevas y placenteras. Disfrutar de las zonas erógenas más escondidas de los hombres, no significa ser gay. Es lo que se conoce como “pegging”.

Pero también el cambio de rol sexual se eleva a los más altos actos de la imaginación de los hombres junto a las escorts. Los disfraces, las puestas en escena de personajes ficticios, hacen que la realidad quede a un lado para vivir y sentir una sexualidad más plena.

De ahí que no es conveniente encasillar a el cambio de rol sexual sólo en la manera del sexo puro y duro, es decir la penetración de las escorts a sus clientes. A pesar de que sea la más conocida y popular.

El papel de los juguetes eróticos

Cuando el hombre sale de sus comportamientos sexuales más habituales, decide probar la penetración anal. Siempre en busca de un mayor placer. Normalmente el que le proporciona la estimulación del llamado “Punto P”, que no deja de ser el equivalente masculino del “Punto G” de la mujer”.

Para ello los papeles se intercambian. Serán las escorts quienes con arneses procederán poco a poco a penetrar y estimular a los hombres en busca de una gran satisfacción. La industria del juguete erótico no cesa en su afán de poner en el mercado productos no sólo para la penetración vaginal o anal de la mujer. También ha reparado en estas prácticas supuestamente menos comunes, poniendo en el mercado arneses con consoladores especiales para ellos.

Pero si en el cambio de rol sexual, se vuelven a intercambiar los papeles, tampoco las escorts renunciarán de los placeres que estos revolucionarios juguetes eróticos ofrecen. De hecho, muchas lo ofrecen como uno de los servicios eróticos en concreto. Y es que su uso en pareja es más habitual de lo que pensamos.

En el llamado pegging, no sólo se puede interactuar con arneses, sino que los habilidosos y lubricados dedos de la escorts pueden realizar verdaderas maravillas. O bien renunciar a una penetración constante, evitando el arnés para sustituirlo por un simple consolador.

Importante siempre que el ano del hombre esté lo suficientemente dilatado, algo que se consigue no sólo con la excitación sexual, sino también con la ayuda de lubricantes sexuales o la saliva de la propia escort.

escort-y-juguete-erotico

Cambios de rol y fantasías sexuales

El cambio de rol sexual, no sólo se contempla con el intercambio de papeles referente al propio género. A muchos hombres también les encantan las fantasías sexuales donde poder “jugar” con las chicas escorts a “médicos y enfermeras” o a ser cuidado por una de ellas como si estuvieran enfermos. Para ello reclaman su presencia, pero con los disfraces adecuados. No dejan de ser fantasías que le ponen a la relación ese toque de puesta en escena donde podrán “interpretar” los roles de profesiones, o crear situaciones únicas.

También es muy común el que las chicas vayan con uniforme de colegiala. Ellos podrán de severos profesores que en la mayoría de las veces querrán “castigarlas” por sus malas notas. Papeles o roles que provocan situaciones muy eróticas y a la vez divertidas.

escort-colegiala-madrid

Entre los disfraces elegidos, el de chica policía es muy demandado, aunque los más comunes son los que acabamos de citar.

Le siguen en la lista de preferencias de clientes que quieren ser ”detenidos”. Y es que los uniformes en general no dejan de ser manera de tener una cita más amena y divertida.

En la mayoría de los casos, la demanda de este tipo de disfraces, se las requieren a chicas que ya conocen de otros encuentros. Saben de su sentido del humor y de las ganas de un cambio de rol sexual que les provoque también nuevas sensaciones y salir de lo habitual.

Carla Mila

5/5 (1 Review)