Beso negro. Cuando la higiene precede al placer

El beso negro es uno de los servicios más solicitados por los clientes de escorts. Una experiencia inolvidable

La practica sexual conocida como beso negro, o también denominada anilingus, fue durante muchos años acto casi prohibido. Quienes lo practicaban o recibían se les tachaba de sucios, no contemplando que el beso negro puede llegar a ser muy placentero si se realiza con ciertas premisas.

Hoy por hoy, muchas escorts lo ofrecen como parte de sus servicios eróticos más habituales, pero siempre con una condición, la perfecta higiene de quien lo solicita.

servicios-eroticos-escorts

Y es que el beso negro, es para muchos, esa practica sexual que no se atreven a proponerles a sus parejas. Quizá la que más, por ello en el mundo del sexo de pago podrán experimentarlo con absoluta normalidad.

Lamer y chupar la zona que rodea el ano es altamente excitante, tanto para quien lo realiza como para quien siente el placer de la boca y la lengua en esa zona. No hay que olvidar que se trata de una parte de nuestros cuerpos con infinidad de terminaciones nerviosas. Por ello el placer no tardará en manifestarse a medida que más se estimule el ano.

Para aquellos hombres que aún no lo han probado, comentar que el beso negro puede ser tan excitante como una felación. Por lo que, si se combinan las dos técnicas sexuales, la sensación de goce puede ser aún mucho mayor.

La masturbación que previamente se produce con la boca, de todos conocidos como francés puede dar paso a que la mujer pase a besar y lamer el ano. Esta alternancia es uno de los placeres mayores que puede sentir un hombre.

El beso negro en la mujer

Al igual que en el hombre la estimulación del ano puede ser alternada con la de su pene, en la mujer después de un sugerente cunnilingus, el beso negro puede provocar a que llegue al orgasmo fácilmente. La pericia de usar bien la lengua y la boca se consigue con la práctica y viendo como la otra persona va reaccionando a estos estímulos.

Pero como en toda novedad sexual, las cosas hay que hacerlas con mimo, sin prisas y con paciencia.

A ellas les apasiona que antes les acaricien sus nalgas, llegar a sentirse realmente cómodas y confiadas. Si no es así y aparece el nerviosismo, los músculos que rodean el ano se contraerán de tal manera que el placer será inexistente.

beso-negro

Y es que no estamos hablando de una práctica como la del sexo anal. El beso negro no es precisamente tan agresivo, no provoca dolor en ningún caso, ya que es la lengua quien se puede introducir en su ano, no el pene.

Pero todo preliminar es importante. Además de jugar con sus nalgas es aconsejable besar y lamer la zona que rodea al ano. Besos que se pueden alternar con suaves caricias y que sirva para que la mujer se relaje y esté dispuesta a sentir los beneficios del beso negro.

Esto puede llevarse a la práctica también con los hombres. La gran mayoría rechaza cualquier experiencia sexual que toque su ano. En muchos casos son prejuicios, pero en el caso del beso negro serán los lamidos y besos de la mujer quien tan sólo estimulen la zona. No habrá penetración con juguetes ni con los dedos.

La importancia de la higiene 

Quizá la practica del beso negro no esté tan extendida como otras prácticas sexuales precisamente debido a que la zona no es precisamente la más limpia de nuestro cuerpo. Bien es cierto que en el ano y en el recto abundan gérmenes y bacterias que deben ser antes eliminados del organismo. Para ello nada mejor que un esmerado lavado con agua tibia y jabón si lo que se pretende es la práctica del beso negro.

De no cumplir con esta norma tan sencilla, los riesgos de infecciones pueden multiplicarse.

De hecho las escorts que realizan este servicio exigen a sus clientes un previo lavado del ano y el recto. Incluso les solicitan que lo hagan en su presencia para asegurarse que lo realizan debidamente.

Herpes, VIH o incluso hepatitis, pueden estar presentes en la zona del ano. Ello exige que la higiene debe ser extrema.

Antes se tenía la creencia de realizar previamente un lavado a través de enemas, pero con el tiempo se ha demostrado que no es suficiente. Al fin y al cabo, esto hace que la zona del ano quede limpia, pero no evita que pueda haber restos de heces.

De ahí que un lavado a conciencia es la única manera de limpiar la zona.

Muchas escorts que dicen realizar beso negro como servicio erótico se lavan bien la boca tanto antes como después de hacerlo. Otras optan por protegerse poniendo en su lengua un preservativo.  Quizá no sea un beso negro tan natural, pero la salud estar siempre por delante del placer.

La importancia del beso negro con escorts puede ser sinónimo de un cita perfecta.

¿De dónde procede el término beso negro?

Para los amantes de la etimología de las palabras y expresiones, diremos que el beso negro encuentra su procedencia en que la zona a lamer o besar se encuentras mucho más pigmentada que el resto del cuerpo.

De hecho, esto para muchas personas es desagradable, con lo que para evitarlo muchas mujeres y hombres se someten a blanqueamientos de ano. Si, no lo decimos en broma, cada vez son más los adictos a la cirugía estética que se someten a ello.

En el caso de las mujeres, suelen ser escorts de lujo, mientras que la gran mayoría de hombres que solicitan este cambio de pigmentación son homosexuales.

Carla Mila

5/5 (1 Review)