Adicción al sexo. Más que la búsqueda de placer

La adicción al sexo es un gran problema que necesita de terapia.

La adicción al sexo es uno de los problemas más habituales de quienes recurren con excesiva frecuencia los servicios de las escorts de nuestra agencia. Pero desde aquí entendemos que no es una adicción de la que un hombre pueda estar orgulloso, sino que estamos ante un verdadero problema que afecta en todos los sentidos a su vida cotidiana. Tan sólo los profesionales encargados de las adicciones, incluida la adicción al sexo, pueden ayudar a estas personas.

adiccion-sexual

Estamos acostumbrados a que sean los famosos de Hollywood o del mundo de la música, los que alguna vez han confesado su adicción al sexo y su ingreso en centros especializados. Pero tristemente personas que no pueden afrontar los gastos de una clínica privada, deben recurrir a manos de la medicina pública. En ella se les tratará como un adicto más. Y es que lo primero que tenemos que tener en cuenta es que estos hombres o mujeres, no sólo suelen tener una adicción sexual, sino que esta viene acompañada de otras dependencias. Principalmente la cocaína, es una mala compañera de viaje, pero es la otra adicción más frecuente en estas personas. Las escorts de nuestra agencia han conocido casos de hombres con este problema y cuya hiperactividad sexual les ha sorprendido.

¿Cómo saber si eres un adicto sexual?

La adicción al sexo presenta una serie de pauta inequívocas tanto en hombre como en mujeres. No debemos olvidar que, como cualquier otra adicción, presenta cuadros muy similares que deben ser tratados médicamente.

Salvando las distancias, es como la drogo-dependencia o el alcoholismo, presentado cuadros realmente preocupantes.

Los síntomas más significativos de una persona con adicción al sexo son:

  • Apetito sexual constante y desmedido
  • Cuadros de excesiva irritabilidad
  • Ansiedad que conduce hasta el insomnio
  • Inquietud y baja autoestima
  • Tristeza y depresión

Por estos síntomas, al fin y al cabo, son comunes en todo trastorno obsesivo-compulsivo, los adictos sexuales pasan la mayoría del día pensando en el sexo. En cómo tener relaciones sexuales, viendo vídeos porno, buscando en las redes sociales una pareja para tan sólo sexo. Y como no, son grandes clientes de escorts con las que pueden estar horas y horas. No buscan un sexo placentero y de calidad, tan sólo aliviar esa especie de estado de abstinencia que el no tener sexo les provoca. Y consecuentemente los síntomas que hemos mencionado anteriormente.

Para ellos o ellas no es suficiente una pareja estable con la que tener relaciones a diario. Les gusta fantasear y llevar a cabo practicas sexuales que se salen de lo común.

sexo-con-putas

Cuando el sexo no es suficiente

Cómo ocurre en el resto de acciones, los adictos sexuales no gozan de manera plena de sus relaciones. Por el contrario, al tener sexo, desean más y más, sin que puedan parar. Lógicamente en los hombres hay momentos donde su cuerpo no responde a los estímulos sexuales. Siempre debe haber un tiempo para que se regenere el semen y pueda continuar sintiendo el estímulo del deseo. Pero en el caso de la adicción al sexo esta imposibilidad de no tener un sexo continuado, le lleva a una fuerte sensación de ansiedad o incluso depresiones. Lógicamente hablamos del hombre. En el caso de la adición al sexo de las mujeres, lo que se produce es que aparece la anorgasmia y con ello el no sentir placer sexual.

Pero la mente les juega malas pasadas. Nada más terminar una maratoniana sesión de sexo, ya están pensando en la manera de encontrar a otra pareja con la intentar saciar esa especie de síndrome de abstinencia. De ahí que los especialistas hablen de un trastorno de la mente y no del cuerpo.

Detectar a tiempo la adicción al sexo

La era de internet ha servido para que la adicción al sexo se multiplique exponencialmente en relación con pasadas décadas. Desde intentar quedar con mujeres u hombres sólo para citas sexuales, como para la búsqueda intensiva de prostitución.

Uno de los aspectos que presentan aquellas personas que sufren la adicción al sexo es la cantidad de horas que pasan al día visitando webs de agencias de escorts y de anuncios clasificados de toda índole.

Esa dependencia por estar habitualmente conectados, es la primera señal para detectar a una persona con adicción al sexo.

Y si ya mantiene una relación de pareja, los hábitos también comienzan a manifestarse. En primer lugar, se pierde el sentido de la intimidad y la sensualidad, dejando a un lado todo lo referente al cariño y a los sentimientos, para pasar a un sexo vacío. Una relación que poco a poco se deteriora por la frialdad que muestran estas personas. También, las salidas para tener relaciones sexuales fuera se van incrementado. No desean dar explicaciones y ellos mismos se irritan ante las acusaciones de infidelidades constantes.

Convivir con un adicto sexual

Tener una vida de pareja con una persona con adicción al sexo no es nada fácil. Como en todas las adicciones; bien sea el juego, el alcohol o las drogas, la personalidad se va deteriorando. Pero con más razón cuando las infidelidades son a diario. Por ello, si el adicto sexual no reconoce su propia patología y no está dispuesto a cambiar, la relación se convertirá en tan quebradiza que terminará por romperse.

Un tanto por ciento muy elevado de las personas con adicción sexual son hombres. Se calcula que un 10% de la población masculina sufre esta patología, frente apenas un 1% de las mujeres.

En el caso de ellas, las relaciones sexuales no suponen ningún problema a la hora de encontrar con quienes tenerlas. Incluso algunas buscan más el morbo de sentirse pagada por ello. Por esta razón, la prostitución termina siendo su cobijo frente a la adicción sexual. Algo que obviamente ningún hombre desea tener como pareja a una prostituta.

Son ellos los que terminan arruinando su vida en todos los aspectos. La dependencia es tal que descuidan el trabajo hasta perderlo, gastan más de lo que pueden en sexo de pago y se desconectan del mundo real.

Adicción sexual y putas de lujo

Aquellos que su economía se lo permite son grandes clientes de las agencias de escorts de lujo. A diario solicitan la compañía de una o varias chicas en el mismo día. Son los llamados clientes solitarios, que desean encontrar la comprensión y la complicidad de las acompañantes.

Aunque les gusta cambiar constantemente de acompañantes, siempre hay alguna con la que las variantes sexuales son más de su agrado. También su grado de implicación sexual, pero no emocional en ningún caso.

sexo-con-putas-lujo

Sin embargo, la ruina económica se da en aquellos que dependen de un trabajo del que acaban por ser despedidos. Acaban frecuentando lugares donde la prostitución es barata. Pisos cuyas putas no cumplen las más mínimas medidas de higiene o protección. Y es que a los adictos sexuales no les gusta usar preservativo, con lo que las posibilidades de contraer enfermedades de transmisión sexual, se multiplican exponencialmente.

Carla Mila.

 

 

 

 

 

 

 

0/5 (0 Reviews)