Acrofilia. Sexo de altura y en las alturas

Acrofilia. Sexo de altura y en las alturas

Acrofilia. Sexo de altura y en las alturas

La acrofilia es una de esas parafilias sexuales que más nos llaman la atención. En realidad la tienen aquellas personas, normalmente mujeres, que sienten verdadera pasión por las alturas y en dos campos diferentes. El primero de ellos corresponde a la excitación y deseo que le provocan los hombres muy altos, y por otro también se aplica para aquellas que sienten verdadera atracción por tener relaciones sexuales en las alturas. Bien sea aviones, altos edificios o incluso acantilados.

Está claro que el poder mágico de las alturas hacen de la acrofilia una parafilia un tanto peculiar. Su nombre procede del griego, y surge entre mujeres que ya han experimentado diversas técnicas sexuales. La búsqueda de alterativas casi al borde del riesgo es lo que verdaderamente les da placer.

La primera de las acepciones corresponde claramente a la diferencia entre la estatura de la mujer y la del hombre. Aquí no caben 10 centímetros más. Si no una diferencia que pueda llegar al máximo posible. Si son hombres de 1,90 hacia arriba, pues mejor. Como curiosidad diremos que la mayoría de las mujeres que sienten acrofilia no son excesivamente altas. Por ello no tienen problemas para que sus amantes le sacan bastante diferencia en la estatura.

A esto se le une la preferencia de muchos de ellos que les gustan las mujeres no demasiado altas. Algo que les llena su ego.

Por ello no es extraño ver pasear a parejas cuya diferencia de altura es más que considerable.

Respecto a la segunda acepción, tener sexo en las alturas, la acrofilia se manifiesta en la búsqueda de lugares donde se pueda contemplar el horizonte desde altos lugares al mismo tiempo que tener sensaciones placenteras.

Sin duda alguna es el avión el lugar preferido. Por lo que la mayor tentación de estas mujeres es practicar sexo en los servicios de los vuelos regulares. También en primera clase pueden disfrutar de tocamientos o incluso masturbaciones en el caso de vuelos nocturnos, mientras el resto de pasajeros duermen.

Como vemos, el riesgo que proporcionan las alturas, es el mejor aliciente para quienes sienten la acrofilia como algo necesario para su excitación.

Carla Mila

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *