Lésbico

¿En qué consiste un lésbico?

De todos los sueños sexuales más íntimos que pueda tener un hombre en su vida, el primero de ellos es sin duda el estar con dos mujeres a la vez, lo que luego explicaremos y cuyo nombre es un dúplex. Pero la tendencia es que además éstas se den placer a si mismas. La mayoría de las escorts de Madrid ofrecen el servicio de lésbico ya que casi todas son bisexuales. Cuando se demanda un servicio de lésbico suelen acudir dos o más escorts que ya se conocen de otras citas, lo que hacen que la compenetración sea mucho mejor sexualmente hablando. A muchos hombres les encanta no participar en sus juegos sexuales, sino contemplar como ambas chicas tienen relaciones sexuales reales, ofreciéndose placer la una a la otra. En realidad no estamos hablando de una parafilia sexual, sino del placer de ver a dos preciosas putas de lujo consiguiendo un sexo pleno y concreto.

Lésbico

Lésbico
¿Cómo disfrutar de un servicio de lésbico?

Las crecientes visitas dentro de las sección de lésbicos en las web de contenido porno cada vez tienen más aceptación. El hecho es que a los hombres les gustan contemplar los juegos sexuales de dos chicas. Por ello la mejor manera de disfrutar un lésbico es simplemente contemplándolo. Sí, como si de una escena privada se tratara. Así es la manera más excitante de disfrutar de un servicio de lésbico. Pero este juego sexual entre escorts no suele venir acompañado de la intervención del cliente en las relaciones sexuales de las putas de lujo. Sin embargo no quita para que se produzca una gran excitación que les conduzca a una masturbación, de la cual las chicas que están practicando el lésbico se sentirán ajenas y el cliente no formará parte de sus practicas lésbicas. El lésbico es más un servicio que da placer a la vista que al propio cuerpo.


¿Qué no hacer durante un servicio de lésbico?

Como hemos adelantado, los servicios de lésbico conllevan la interrelación sexual de dos escorts que realizan sus juegos más eróticos a la vista de quien solicita este servicio. Para no interrumpir el sexo entre ellas, nada mejor que observar y dejarlas disfrutar a su manera. Ellas, como mujeres, conocen sus puntos más erógenos, y no hace falta que nadie les diga cómo se deben placer. Si se puede admitir alguna sugerencia, pero poco más. Ambas intentarán con todas sus ganas llegar a más de un placentero orgasmo tanto para el deleite propio como para la vista del cliente. En algunas agencias existen chicas que dicen realizar lésbicos, pero la realidad es que de tocamientos y besitos no suelen pasar. Eso no es un verdadero lésbico y como tal se puede reclamar la verdadera implicación lésbica de las putas de lujo.

Lésbico