Beso Negro

¿A qué llamamos beso negro?

Siempre se ha dicho que si algo hay que experimentar en el sexo, bien sea hombre o mujer, es el llamado beso negro. Esta práctica sexual también es conocida como “beso polaco” o “beso de colibrí” y consiste en estimular el ano del cliente mediante la lengua o labios de la escort Madrid. Para ello es necesario una serie de preparativos como es el profundo lavado de la zona anal, ya que es de todos sabido que se trata de una parte de nuestro cuerpo que puede dar lugar a infecciones. Pero si hay algo que para muchos hombres y mujeres es casi una certeza, es que la práctica del beso negro conlleva directamente a un placer casi infinito. La zona tiene una infinidad de terminaciones nerviosas, lo que la convierte en más erógena de lo que muchos puedan pensar. El beso negro excita de tal manera que el orgasmo está siempre asegurado.

Beso Negro

Beso Negro
¿Cómo disfrutar del beso negro?

Siempre se ha dicho que el punto “G” masculino, llamado punto “P” se encuentra a unos cinco centímetros del ano. Pero el hecho de que una chica introduzca un dedo o la lengua parece que a muchos se les pone en entredicho su masculinidad. Nada más lejos de la realidad, ya que dejar que una preciosa escort de Madrid ofrezca un beso negro es sinónimo de un placer diferente y muy intenso. Por ello, y ante la posibilidad de recibir un beso negro, los hombres deben evitar esta serie de prejuicios y disfrutar de la estimulación de su “Punto P”. A la vez que la escort besa con intensidad la zona deja que agarre tus glúteos, así sentirás aún más como tu cuerpo se excita de sobremanera. Y si, llegarás al orgasmo de manera casi directa y de una forma distinta a lo habitual.


¿Qué no hacer durante un beso negro?

Para aquellos que nunca han sentido los placeres del beso negro en la compañía de una puta de lujo, ni tampoco es sus relaciones de pareja, es importante que entiendan que la higiene en este servicio es más importante que en cualquier otro. Por ello nunca se puede pretender recibir un beso negro, si previamente no se ha lavado bien la zona internamente. Ninguna escort se atreverá por su propia salud dar este servicio sin esta condición. También es importante dejar a un lado los prejuicios. Muchos clientes piensan que es algo propio del mundo homosexual, pero nada más lejos de la realidad. Así, que ¡Complejos fuera!. Y por último no interrumpir a la escort mientras lame nuestro ano y se va abriendo camino hasta llegar a ese “Punto P” del que hablamos. Al sentir el placer no debe asustarnos saber que tenemos una zona erógena que habitualmente no se excita si no es a través del beso negro.

Beso Negro